Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Juan XXIII y Juan Pablo II le hablan ahora a El Salvador

Monseñor José Elías Rauda, Obispo de la Diócesis de San Vicente, hizo una interpretación de los dos papas que serán canonizados el domingo 27 de abril. Él ya está en el Vaticano como parte de la delegación salvadoreña de obispos

Monseñor José Elías Rauda, Obispo de San Vicente.Miles de peregrinos comienzan a llegar a el Vaticano, en donde los recuerdos no faltan. Foto EDHTrabajadores afinan detalles en la Plaza San Pedro, en donde se instalarán pantallas gigantes.Los fotógra

Monseñor José Elías Rauda, Obispo de San Vicente.Miles de peregrinos comienzan a llegar a el Vaticano, en donde los recuerdos no faltan. Foto EDHTrabajadores afinan detalles en la...

Monseñor José Elías Rauda, Obispo de San Vicente.Miles de peregrinos comienzan a llegar a el Vaticano, en donde los recuerdos no faltan. Foto EDHTrabajadores afinan detalles en la Plaza San Pedro, en donde se instalarán pantallas gigantes.Los fotógrafos y camarógrafos cuentan con una estructura es

Los papas Juan XXIII y Juan Pablo II le siguen hablando a los salvadoreños ahora más que nunca, en momentos en que El Salvador vive una escalada de violencia y criminalidad insoportables.

Juan Pablo II, Karol Wojtila, le pide que "El Salvador salve a El Salvador… nunca más la guerra", mientras que su antecesor, el llamado "'Papa Bueno', Angelo Roncalli, les exhorta a que haya paz en esta tierra".

Ese es el mensaje que monseñor José Elías Rauda, Obispo de la Diócesis de San Vicente, interpreta para los salvadoreños de parte de estos dos pontífices que fueron clave para la paz en su tiempo y que serán canonizados el domingo 27 de abril por el Papa Francisco.

Monseñor Rauda acaba de llegar a Roma como parte de la delegación de obispos de El Salvador que será recibida por Su Santidad y que será presidida por monseñor José Luis Escobar Alas, Arzobispo de San Salvador y presidente de la Conferencia Episcopal (Cedes).

Monseñor Rauda dice que los obispos esperan una palabra "de luz, de esperanza" del Papa Francisco, "como él lo sabe hacer, que toca el corazón y la mente de todos", sobre todo en esta Pascua de Resurrección.

En sentido, anticipa además que el Obispo de Roma enviará un mensaje a la Iglesia de El Salvador y que los salvadoreños "se pongan a trabajar para aportar desde sus trabajos y responsabilidades con la sociedad para la solución de este gran problema" de la violencia y la inseguridad.

En seguida, el prelado vicentino recuerda el llamado vehemente que Juan XXIII formuló al mundo en su encíclica "Paz en la Tierra" en un momento crítico de la Guerra Fría entre Estados Unidos y sus aliados y el bloque soviético, a principio de los años 60, cuando se llegó a temer el inicio de la Tercera Guerra Mundial.

"Se le llamaba el Papa bondadoso, el Papa de la paz. Parecía un hombre pasivo, pero era enérgico", describe monseñor Rauda.

Prueba de ello fue su determinación para convocar al Concilio Vaticano II, la gran reforma de la Iglesia Católica de los últimos tiempos.

"Él mismo decía: abramos las puertas de la Iglesia para que entren aires nuevos", expresa el obispo.

Eso ocurrió con sus sucesores, Pablo VI, Juan Pablo I y luego Juan Pablo II, "cada uno con su carisma y muestra que el Espíritu Santo está soplando y llamando a la Iglesia en tiempos de crisis, de guerra", reflexionó.

Por eso, su llamado a la paz y a "iluminar a las gentes", con el Concilio Vaticano II, sigue vigente.

Por su parte, un hombre de corazón muy humano, muy sufrido, como Juan Pablo II nos sigue llamando a la solidaridad, "que no haya más guerra", que haya respeto y se promueva la educación de las nuevas generaciones.

Para monseñor Rauda, la canonización o nombramiento entre los santos de estos dos papas es también un llamado a la santidad para todos los hombres y mujeres del presente tiempo.

"La Plaza de San Pedro nos espera a todos. Todos estamos llamados a la santidad", insistió Rauda.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación