Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Iwami Kagura", un arte sagrado del Japón

Por primera vez en El Salvador, un teatro tradicional japonés traerá mañana una sinergia artística y religiosa al Polideportivo de la Universidad Centroame-ricana José Simeón Cañas (UCA) y al Teatro Presidente.

El grupo teatral Masuda trae al país dos grandes leyendas milenarias donde se presenta el tema heroico como un elemento importante de la cultura japonesa. Foto EDH/Cortesía

El grupo teatral Masuda trae al país dos grandes leyendas milenarias donde se presenta el tema heroico como un elemento importante de la cultura japonesa. Foto EDH/Cortesía

El grupo teatral Masuda trae al país dos grandes leyendas milenarias donde se presenta el tema heroico como un elemento importante de la cultura japonesa. Foto EDH/Cortesía

La cultura milenaria nipona invadirá El Salvador. Su primer objetivo será el Polideportivo de la Universidad Centroamericana José Simeón Cañas (UCA), justo a las 11:00 de la mañana del 30 de mayo.

Luego se trasladarán al Teatro Presidente a las 6:30 de la tarde. Su misión es simple: enamorar a los salvadoreños con la pieza artística y sagrada llamada "Iwami Kagura", a cargo del grupo Masuda. La entrada es gratuita.

La actividad se realizará bajo el marco del 80o. aniversario de las relaciones entre Japón y El Salvador, como una muestra de amistad.

"En Japón, existen muchas artes tradicionales relacionadas con el espectáculo y nos gustaría introducir el kagura (una danza teatral sintoísta y musical), cuya finalidad es agradecerle a Dios por la nueva cosecha de cada año", explicó Tadamitsu Mihara, jefe de delegación y presidente del grupo.

Sintoísmo o Shintoísmo es el nombre de una religión nativa en Japón. La danza teatral sintoísta tiene su origen en la región occidental de Shimane y se caracteriza por ser dinámica, gracias a sus ritmos acelerados y trajes exuberantes (bordados con hilo de plata y oro).

Actualmente, esta ceremonia se realiza en los templos de sintoísmo y en festivales especiales.

En las representaciones de "Iwami Kagura" aparecen divinidades majestuosas, serpientes gigantes, ogros malvados, espíritus-zorros, ágiles y jóvenes guerreros, un matrimonio de ancianos y su hija consumidos por el dolor.

La puesta en escena dispone de un elenco de nueve personas en danza y cuatro para música tocando tambores grandes y pequeños, el Tebyoshi (un címbalo de mano) y una flauta japonesa.

Esta pieza sagrada se ha presentado en EE. UU., Alemania, Turquía, Taiwán, Italia, Arabia Saudita y otros países.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación