Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

iPhone 6 podría estar en aprietos

La empresa con sede en Cupertino, California, ha convocado un acto con los medios para el 9 de septiembre

Los proveedores de Apple están alborotados por las dificultades con el iPhone 6.

Los proveedores de Apple están alborotados por las dificultades con el iPhone 6.

Los proveedores de Apple están alborotados por las dificultades con el iPhone 6.

Los proveedores de Apple están alborotados por las dificultades para tener listas suficientes pantallas para el nuevo iPhone 6 debido a que la necesidad de rediseñar un componente clave ha interrumpido la producción con vista a su lanzamiento esperado para el próximo mes, dijeron fuentes de la cadena de suministro.

No está claro si la parada puede retrasar el lanzamiento o limitar el número de dispositivos disponibles inicialmente para los consumidores, dijeron las fuentes, mientras Apple se prepara para unos iPhones con pantallas más grandes para la temporada comercial de final de año a la vez que cede cuota de mercado ante rivales más baratos.

Pero el asunto pone de relieve los riesgos y desafíos a los que se enfrentan para cumplir con las duras especificaciones de Apple, y se produce poco después de solucionarse otro problema diferente de las pantallas, al hacerse más finas para el modelo más gran de del iPhone 6.

La empresa con sede en Cupertino, California, ha convocado un acto con los medios para el 9 de septiembre y muchos esperan que desvele el nuevo iPhone 6 con pantallas tanto de 4.7 como de 5.5 pulgadas, más grandes que las de cuatro pulgadas del iPhone5.

Dos fuentes de la cadena de suministro dijeron que la producción de las pantallas sufrió un retraso después de que la luz que ayuda para iluminar la pantalla tuviera que ser revisada, parando el ensamblaje durante parte de junio y julio. Una de ellas dijo que Apple, en busca del dispositivo más fino posible, quería inicialmente una única capa de película de retroiluminación, en lugar de las dos habituales, para la pantalla de 4.7 pulgadas, que comenzó su producción a gran escala antes de la versión de 5.5 pulgadas. Pero la nueva configuración no era lo suficientemente brillante y la luz se volvió a mandar a las mesas de diseño para meter una capa extra, lo que costó un tiempo precioso y dejó en el aire temporalmente algunas operaciones de su ensamblaje, dijo la fuente. La producción ahora es normal y los proveedores trabajan para recuperar el tiempo perdido.—REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación