Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Investigadores indican que tomar café y té puede ayudar a prevenir el hígado graso

Los resultados del estudio de la Universidad de Duke permitirían el desarrollo de nuevos fármacos con las propiedades terapéuticas de la cafeína.

Cuando se consumen de forma prudente estas sustancia los efectos son positivos . Foto EDH

Cuando se consumen de forma prudente estas sustancia los efectos son positivos . Foto EDH

Cuando se consumen de forma prudente estas sustancia los efectos son positivos . Foto EDH

El consumo moderado de café o té – equivalente a cuatro tazas diarias – podría contribuir a prevenir la esteatosis hepática no alcohólica, popularmente conocida como hígado graso.

Esta enfermedad asociada con procesos inflamatorios crónicos del hígado cuando no es tratada de forma correcta puede degenerar cirrosis o cáncer, y también se relaciona con un mayor riesgo de desarrollar diabetes.

Un grupo de investigadores dirigidos por Paul Yen y Rohit Sinha, de la Universidad de Duke en Estados Unidos, ha realizado varios experimentos con cultivos celulares y en ratones que habían sido alimentados con una dieta rica en grasa, con el objetivo de observar la reacción de las grasas almacenadas en las células hepáticas de los animales frente a la cafeína.

Las conclusiones de la investigación – que se han publicado en 'Hepatology'– señalan que la ingesta moderada de café o té podría ser beneficiosa para prevenir la progresión del hígado graso.

Se trata del primer estudio que ha comprobado el mecanismo de actuación de la cafeína en los lípidos del hígado.

Los autores del trabajo han explicado que los nuevos datos pueden servir de base para nuevas investigaciones que permitan desarrollar fármacos con las propiedades terapéuticas de la cafeína, pero sin sus efectos secundarios, ya que un exceso en el consumo de esta sustancia aumenta el riesgo de sufrir enfermedades cardiovasculares.

"Este es el primer estudio que ofrece el mecanismo detallado de la acción de la cafeína en los lípidos del hígado y los resultados son muy interesantes", explica en un comunicado Yen.

"El café y el té se consumen con mucha frecuencia y la idea de que puedan ser terapéuticos, especialmente desde que han ido ganándose una reputación de ser 'malos' para la salud, es especialmente reveladora", señala el director de la investigación.

El consumo moderado de cafeína puede tener numerosos beneficios, ya que otros estudios ya han demostrado sus efectos protectores frente a patologías como la diabetes y la hipercolesterolemia, así como para mejorar los síntomas del párkinson y frenar la pérdida de memoria.—EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación