Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Inducir el parto no refuerza riesgo de cesárea

Inducir el parto no refuerza riesgo de cesárea

Inducir el parto no refuerza riesgo de cesárea

Inducir el parto no refuerza riesgo de cesárea

Tras revisar 37 estudios sobre la inducción del trabajo de parto, un equipo detectó que el procedimiento en realidad reducía el riesgo de necesitar una cesárea.

"Es bastante notable que los estudios demuestren una leve reducción de las cesáreas", señaló el autor principal, doctor Stephen Wood, de University of Calgary, Canadá.

Estudios previos habían asociado la inducción del trabajo de parto con un aumento del riesgo de que las mujeres necesiten una cesárea, lo que hizo pensar que reducir su uso disminuiría la cantidad de cesáreas.

Pero esas investigaciones se habían realizado con estudios en los que no se habían tenido en cuenta otras complicaciones que podrían elevar el riesgo de necesitar una cesárea.

Los CDC estiman que el 32 por ciento de los partos de Estados Unidos es por cesárea, un procedimiento puede causar lesiones en los intestinos o la vejiga en las mujeres y trastornos respiratorios en los recién nacidos.

El equipo de Wood revisó los ensayos clínicos en los que, al azar, embarazadas con entre 37 y 42 semanas de gestación tuvieron un trabajo de parto natural o inducido. En la mayoría de los estudios habían participado mujeres sin otras complicaciones que el trabajo de parto prolongado, pero en 10 ensayos se habían ocupado de las mujeres con embarazos gemelares o enfermedades como diabetes o hipertensión.

El equipo reunió información de 6250 mujeres con trabajo de parto inducido y de 5920 mujeres en observación y espera. El 17 por ciento de las mujeres con trabajo de parto inducido necesitó una cesárea, comparado con el 20 por ciento de las mujeres en observación.

Esto sugiere que reducir las inducciones no disminuiría demasiado la cantidad de cesáreas, según opinó Soo Downe, profesora de la Universidad del Centro de Lancashire, Reino Unido.

"Sería demasiado prematuro sacar una conclusión sobre qué haría la diferencia", dijo Downe, autora de un editorial sobre el estudio publicado en BJOG: An International Journal of Obstetrics & Gynaecology.

Aclaró que los resultados de la revisión no significan que todas las mujeres en las que se prolonga el embarazo debería inducirse el trabajo de parto. Dijo que para eso se necesitan estudios de mejor calidad. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación