Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Incertidumbre por los proyectos de Hoffman

El actor estaba en la grabación de las últimas entregas de "Los juegos del hambre" y de una serie de la cadena Showtime

El actor dejó un vació en el mundo cinematográfico. En la foto, junto a Donald Sutherland.

El actor dejó un vació en el mundo cinematográfico. En la foto, junto a Donald Sutherland.

El actor dejó un vació en el mundo cinematográfico. En la foto, junto a Donald Sutherland.

ESTADOS UNIDOS. Los productores de "Los juegos del hambre" están en incertidumbre con el personaje que Philip Seymour Hoffman realizó para la saga.

Antes de conocerse la trágica noticia de la muerte del actor, "Los juegos del hambre: Mockingjay" ya se encontraba en la fase de posproducción. Seymour Hoffman tenía que repetir su papel de Plutarch Heavensbee para la próxima parte.

El actor también se encontraba a bordo de un proyecto para realizar una serie de comedia para la cadena estadounidense Showtime, para lo cual ya había grabado un piloto. Los directivos del canal ya habían ordenado 10 episodios de la serie, que se llamaría "Happyish".

Todo estos proyectos quedan en vilo y aún no se sabe que pasará con ellos.

En el caso de la muerte del actor, la policía que investiga el hecho encontró cerca de cincuenta dosis de heroína en su apartamento en Nueva York, según fuentes de la investigación citadas por CNN.

También se encontraron más de veinte jeringuillas usadas, medicamentos que se expiden con receta y bolsas vacías que aparentemente contenían dosis de heroína.

Según el New York Post, la policía está investigando quién habría suministrado los estupefacientes.

Hoffman, de 46 años, fue encontrado muerto este domingo en el cuarto de baño de su apartamento en el West Village de Nueva York, con una jeringuilla todavía clavada en el brazo, lo que hace suponer que el fallecimiento se debió a una sobredosis.

La oficina forense de Nueva York realizó la autopsia del cuerpo ayer, según apuntaron otras informaciones.

El actor, ganador de un Óscar en 2006 por su interpretación del escritor Truman Capote en "Capote" y candidato a la estatuilla como mejor intérprete de reparto en otras tres ocasiones, había confesado el año pasado que había recaído en las drogas.

Hoffman reconocía que había estado limpio durante 23 años, después de que a los 22 dejó el alcohol y los narcóticos tras un momento de pánico, según admitió en una entrevista con un programa de la cadena televisiva CBS, en la que indicó que en su juventud "me gustaba todo a lo que podía echarle la mano".

Mientras se aclara su muerte y sobre su reemplazo en el cine, sus colegas han mostrado su consternación.

El Sindicato de Actores de Estados unidos publicó un comunicado donde mencionó que Hoffman era un "actor extraordinario con registros tremendos", mientras que Anton Corbijn, el director de la cinta "A Most Wanted Man", recién estrenada en Sundance, comentó que se trataba de un intérprete "inspirador".—EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación