Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ideas que cambian ciudades

[Ciudades Visionarias] Una idea hecha realidad ha mejorado la calidad de vida de miles de personas en distintos países. Sus proyectos son pioneros y amigables con el medio ambiente. MÉXICO DF

Ideas que cambian ciudades

Ideas que cambian ciudades

Ideas que cambian ciudades

La capital de México es una de las ciudades más pobladas y contaminadas del mundo, pero ante los problemas que esto acarrea los mexicanos han encontrado una oportunidad para mejorar su calidad de vida y contribuir al cuido del medio ambiente.

En los últimos años el Gobierno del Distrito Federal ha promovido el uso de la bicicleta. En 2010 se creó el programa Ecobici, el sistema de transporte individual de la Ciudad de México. En las principales calles existen estaciones de bicicletas públicas que pueden usarse al comprar una tarjeta que cuesta alrededor de 25 dólares al año, un precio que resulta más barato que otros medios de transporte habituales.

Los capitalinos usan la bicicleta para viajes cortos o como complemento del bus, el metro o el carro.

Ecobici cuenta con 275 ciclo estaciones en un área de 22 km² y 4,000 bicicletas que son empleadas por alrededor de 86 mil usuarios.

En la ciudad ya no es extraño ver a hombres vestidos con saco transportándose hacia su trabajo en una bicicleta.

La medida ha disminuido la contaminación, el número de carros y, por lo tanto, el tráfico y además el estrés colectivo. Claro, las calles cuentan con carriles especiales que garantizan la seguridad de los ciclistas. Además, la autoridades y la leyes promueven una cultura de respeto.

La secretaria de Medio Ambiente, Tanya Müller, anunció recientemente que hasta finales de 2013 estaban en funcionamiento 20 kilómetros de ciclovía en el Eje 3 Oriente y, además, se están construyendo otras en las principales calles de la ciudad.

Otra idea que mejoró la forma de transportarse se implementó en Medillín, la segunda ciudad más poblada de Colombia.

Ahí se creó en 1995 el Metrocable, el primer sistema de telecabinas por cable aéreo para el transporte masivo de pasajeros, que está conectado con el metro.

Los cables facilitan el transporte de los habitantes de varias zonas poco accesibles a la ciudad, además de ser amigable con el medio ambiente.

Cuenta con 27 cabinas con capacidad para 10 personas cada una, que recorren una distancia de poco más de cuatro kilómetros. De sus tres líneas, una es para turistas y recorre el Parque Arví y otros atractivos.

"Nuestro sistema de transporte es reconocido internacionalmente y posiciona la ciudad como uno de los destinos más apetecidos en Colombia por su pujanza, desarrollo y tecnología", se lee en su página web oficial.

Rescate del centro

La Sexta Avenida, en el Centro Histórico de Guatemala, era hasta hace un par de años una calle desordenada, en donde la gente pasaba únicamente por necesidad.

Pero la alcaldía inició en los últimos años un proyecto de recuperación. Hoy en día el Paseo de la Sexta es una calle peatonal llena de restaurantes, bares y mucha vida artística y cultural.

"Fue increíble el cambio que dio este lugar. Hoy se hacen actividades importantes y la gente está volviendo a visitar el Centro solo por turismo", dice el guatemalteco Carlos Arriola.

En Brasil, las favelas fueron por muchos años zonas marginales tomadas por las mafias y el narcotráfico. El gobierno ha logrado recuperar varios de estos lugares y, ahora, que son seguros, pequeños empresarios ofrecen servicios turísticos y restaurantes de comida típica.

Por su parte, Madrid implementó en 2005 el programa Biblioteca Abierta que busca la convivencia y la inclusión de los inmigrantes, que representaba un 17 por ciento de la población en 2010.

Las bibliotecas se convirtieron en centros de socialización gratuitos con actos sociales, desayunos de diálogos interculturales y talleres infantiles, entre otras actividades.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación