Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El General: de reguetonero a testigo de Jehová

El panameño Edgardo Franco era un cantante de reggae en español, es más, ha sido considerado el precursor del reguetón. Hoy es miembro de una iglesia

El General

Edgardo Franco, nacido en ciudad de Panamá el 27 de septiembre de 1968 (49 años), cuando saltó a las tarimas a poner a bailar a toda Latinoamérica talvez nunca pensó que su estilo de música trascendería luego de tantos años y sería la antesala de otro género como el reguetón. Porque, si con una cosa está de acuerdo el público, es que la música de este centroamericano dio rienda suelta a un movimiento bailable que fue en evolución (para otros talvez en involución). 

‘Tu pum, pum’, ‘Rica y apretadita’, ‘Muévelo, muévelo’, ‘Juana’, ‘Funkete’, ‘Estás buena’ y tantos otros temas forman parte del legado de este cantante de ‘reggae en español’.

La historia de Edgardo más o menos empieza en 1988, cuando luego de viajar a EE.UU. y graduarse en Nueva York de la Academia de Arte y Música Erasmus Hall, se reencuentra con sus amigos de la infancia, quienes le alientan a volver a escribir canciones y le presentan al productor de música Michael Ellis, con quien graba bajo el pseudónimo de El General su primer disco: ‘Tu Pum Pum’.

A partir de ese momento todo iría hacia arriba, Franco cosechó una exitosa carrera durante 17 años: 32 discos sde oro, 17 de platino, 12 premios Lo Nuestro, 6 Billboard, un premio La Esperanza, 12 llaves de diferentes ciudades del mundo, entre otras distinciones.

En 2004 anunció su retiro de la industria musical luego de un incidente con el gobierno de Panamá, porque le canceló su pasaporte diplomático. De todas formas, también comunicó que continuaría dedicándose a su carrera como productor y empresario.

En 2007 se convirtió en miembro de la Iglesia de los Testigos de Jehová, en la que su abuela también participa. Actualmente se dedica a predicar para su grupo religioso.

Retomado de lahora.com.ec

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación