Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fotos: Payasos de Latinoamérica se reúnen en México

Durante la convención, los payasos han participado en concursos del mejor maquillaje, improvisación, mejor espectáculo en grupo, malabarismo y, por supuesto, mejores figuras con globos

Payasos de Latinoamérica se reúnen en México para compartir experiencias. Foto/ Reuters

Payasos de Latinoamérica se reúnen en México para compartir experiencias. Foto/ Reuters

Payasos de Latinoamérica se reúnen en México para compartir experiencias. Foto/ Reuters

Ser payaso es un oficio serio.

Más de 500 payasos de América Latina se encuentran en la capital mexicana, donde participan en concursos, intercambian experiencias y efectúan talleres con el propósito de mejorar sus técnicas y aprender nuevos trucos.

Con sus zapatos gigantes, trajes coloridos y narices rojas, estos personajes hicieron fila para registrarse en el primer día de la 17ma Convención Internacional de Payasos en un teatro en la Ciudad de México.

En el lugar, los organizadores solicitaron a los presentes que exhibieran en lo alto su "reglamento oficial del payaso" porque no se permitiría registrarse a quien no lo presentara.

Muchos mostraron sus pequeños manuales pero otros sólo hicieron con mímica como que exhibían uno, al tiempo que ponían una cara triste.

Durante la convención, los payasos han participado en concursos del mejor maquillaje, improvisación, mejor espectáculo en grupo, malabarismo y, por supuesto, mejores figuras con globos.

El principal patrocinador de la convención fue un fabricante de globos.

Tomás Morales, cuyo nombre artístico es Payaso Llantom, dijo que el objetivo del encuentro es la profesionalización de los payasos en América Latina y destacar la necesidad de una Escuela de Artes de Payaso en México.

En la tercera jornada de la convención, los payasos se dirigieron a un parque para tomarse la foto en grupo y escenificar un maratón de risa durante 15 minutos en protesta contra la violencia en México.

El contingente intentó imponer una marca mundial en risa prolongada pero no había ningún representante de Guinness. De cualquier manera, necesitaban otros 15 minutos para lograrlo.

De todas formas, los payasos se divirtieron intentándolo.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación