Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Familiares y amigos despidieron a Miss Honduras

Los restos de María José y Sofía Trinidad, de 19 y 22 años, fueron enterrados ayer, en el occidente del país.

Familiares indicaron que estarán pendientes para que el crimen "no quede en la impunidad". Foto EDH / Reuters.

Familiares indicaron que estarán pendientes para que el crimen "no quede en la impunidad". Foto EDH / Reuters.

Familiares indicaron que estarán pendientes para que el crimen \"no quede en la impunidad\". Foto EDH / Reuters.

TEGUCIGALPA. Los restos de Miss Honduras Mundo, María José Alvarado, y de su hermana, Sofía Trinidad, halladas muertas el miércoles, fueron enterrados ayer, en el occidente del país, entre el dolor de su familia y amigos que condenaron el hecho y exigieron justicia, mientras las autoridades anunciaron la captura de tres personas más, supuestamente involucradas en el doble crimen.

"Mis hermanas fueron siempre mujeres honestas y alegres", expresó Corina Alvarado, la hermana mayor de las jóvenes, en Santa Bárbara, al agradecer a la población hondureña por las múltiples muestras de solidaridad que le manifestaron a su familia.

María José y Sofía Trinidad, de 19 y 22 años, desaparecieron el pasado día 13, en la localidad de Santa Bárbara, occidente de Honduras, hasta donde la reina de belleza viajó desde Tegucigalpa para asistir al cumpleaños del novio de su hermana que, según las autoridades, es el autor del crimen. "Te perdono, Sofía, por haber llevado a María José a esa fiesta donde murió", dijo la madre de ambas jóvenes, Teresa Muñoz, mientras lloraba desconsolada ante los ataúdes de sus hijas.

Los cuerpos sin vida de las hermanas Alvarado fueron hallados ayer, miércoles, "enterrados" en un sector de la aldea Cablotales, Santa Bárbara, y posteriormente fueron sometidos a una autopsia en Medicina Forense de Tegucigalpa. "Voy a extrañar mucho a mis hermanas, las amo con todo mi corazón y solo Dios va a poder darle a estas personas (a los asesinos) que hicieron esto, lo que se merecen", manifestó Corina, minutos antes de enterrar a las jóvenes.

La abuela de las hermanas Alvarado, Sotera Rivera, pidió "justicia para esas niñas inocentes. Le pido al Señor (Dios) que haga justicia con él (asesino)". Durante el sepelio se vivieron momentos desgarradores de dolor por parte de familiares y amigos de ambas jóvenes, quienes también pidieron castigo para los autores del crimen.

Las autoridades de Seguridad hondureñas creen que ambas fueron asesinadas por el novio de Sofía Trinidad, identificado como Plutarco Antonio Ruiz Rodríguez, quien fue detenido el martes, junto a Aris Maldonado Mejía. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación