Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estados Unidos

Fallece el payaso de mayor edad en el mundo a los 98 años

Floyd Creekmore recurrió a las narices de hule y pelucas anaranjadas en la década de 1980 tras retirarse de su vida anterior de hacendado y constructor de casas.

Fallece el payaso de mayor edad en el mundo a los 98 años

Fallece el payaso de mayor edad en el mundo a los 98 años

Fallece el payaso de mayor edad en el mundo a los 98 años

Floyd "Creeky" Creekmore, un exhacendado de Montana que tenía el récord de ser el payaso de mayor edad en el mundo, falleció a los 98 años, dijo su hijo.

Creekmore murió el pasado sábado en su casa de Billings debido a complicaciones de una enfermedad cardiaca, señaló Dave Creekmore.

Creeky recurrió a las narices de hule y pelucas anaranjadas en la década de 1980 tras retirarse de su vida anterior de hacendado y constructor de casas. Se unió a los shriners, que realizan presentaciones en circos para recaudar dinero para sus hospitales, y dedicó miles de horas a entretener a niños enfermos y sanos, dijo su hijo.

En 2012, el Libro Guinness de Récords Mundiales reconoció a Creeky, entonces de 95 años, como el payaso activo de mayor edad en el mundo. Un ataque cardiaco previo había retirado al malabarista de su acto, pero siguió vistiendo regularmente su chaqueta multicolor y sombrero amarillo para deleitar a niños y adultos con un truco magia o un chiste.

Dejó de actuar más tarde ese año cuando falleció su esposa, Betty Creekmore, de 74 años. Creeky continuó asistiendo a las reuniones de payasos de los shriners, pero no se volvió a maquillar, comentó Dave Creekmore.

Creeky realizó su último truco en julio en una fiesta por el 90mo cumpleaños de un amigo en Lewistown.

Fue hospitalizado el mes pasado por una infección intestinal y fue dado de alta alrededor de una semana después, pero realmente nunca se recuperó, dijo su hijo.

Sin embargo mantuvo su pasión por la bufonería hasta el final.

"Mucha gente pasa de largo la vida y nunca se apasiona realmente respecto a algo", señaló Dave Creekmore. "¡Por Dios!, él tenía una pasión. Él se involucró en ello completamente".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación