Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Fallas en la detección de estragos del cáncer

Un intervalo más prolongado entre los Pap podría favorecer la aparición de tumores adenocarcinoma, un tipo de cáncer uterino

En 2013 unas 12.340 mujeres estadounidenses tendrán cáncer de cuello uterino, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

En 2013 unas 12.340 mujeres estadounidenses tendrán cáncer de cuello uterino, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

En 2013 unas 12.340 mujeres estadounidenses tendrán cáncer de cuello uterino, según la Sociedad Estadounidense del Cáncer.

Ciertas anormalidades del cuello uterino que pueden causar cáncer pasarían por alto cuando las mujeres jóvenes aumentan el intervalo entre el test de Papanicolaou o Pap.

En el 2012, la Comisión Especial de Servicios Preventivos de Estados Unidos (USPSTF) recomendó no realizar la pesquisa del cáncer de cuello uterino antes de los 21 años, y que el Pap se realice cada tres años después de la primera vez.

Esas guías coinciden en general con las de las sociedades estadounidenses del Cáncer, de Colposcopía y Patología del Cuello Uterino, y de Patología Clínica.

La autora principal del estudio, doctora Lisa Barroilhet, coincidió con esas recomendaciones y expresó que sus resultados no son "en absoluto" un motivo para modificarlas.

"Cada vez que aparecen nuevas guías, hay que asegurarse de no estar asumiendo solamente que serán lo mejor para todos en el largo plazo", dijo Barroilhet, del Hospital de University of Wisconsin.

Con su equipo, revisó las historias clínicas de 242 mujeres con adenocarcinoma in situ (AIS), anormalidades del cuello uterino que pueden causar adenocarcinoma, un tipo de cáncer uterino.

Esos cánceres aparecen mucho más arriba del cuello uterino que los carcinomas de células escamosas que suele detectarse con el Pap, según explicó Barroilhet, de modo que no son el centro de las guías sobre el uso del Pap.

El equipo halló que a la mayoría de las jóvenes se le había diagnosticado un AIS por lesiones anormales detectadas con el Pap que demandaron más estudios y biopsias.

Aunque el objetivo original del Pap no era detectar los precursores del adenocarcinoma, los resultados demuestran que un intervalo más prolongado entre los Pap podría favorecer la aparición de esos tumores, dijo Barroilhet. Y eso es algo que preocupa porque los adenocarcinomas pueden crecer más rápido que los carcinomas de células escamosas.

Pero Rebecca Horvat, patóloga del Centro Médico de University of Kansas, dijo en nombre de la Sociedad Estadounidense de Patología Clínica que la mayoría de las lesiones anormales demoran años en transformarse en adenocarcinomas. "No es que, apenas aparecen, se desarrolla un cáncer", aclaró Horvat, que no participó del estudio. "Se pueden detectar cada tres años".

Consideró que el desafío principal con el intervalo cada tres años sería psicológico para las mujeres que durante años se realizaron el Pap anual.

La Sociedad Estadounidense del Cáncer estima que en 2013 se les diagnosticará cáncer de cuello uterino a unas 12.340 mujeres estadounidenses y que cuatro veces más desarrollarán AIS. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación