Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Estrés en la niñez eleva riesgo de enfermedad vascular

Las experiencias traumáticas en la infancia dejan marca en los vasos sanguíneos

Los adultos jóvenes con alguna experiencia traumática en la niñez tienen más signos de alteraciones vasculares que los jóvenes sin un pasado traumático, según revela un estudio.

Esto sugiere que el estrés temprano eleva el riesgo de desarrollar enfermedad vascular en los años por venir al alterar la función vascular y la presión de un modo que se puede detectar durante la juventud.

"Trasladamos las ideas que teníamos de la investigación con animales y hallamos que se aplican en los seres humanos", dijo la coautora, Jennifer Pollock, codirectora de fisiología y medicina cardiorrenal de la División de Nefrología de University of Alabama, Birmingham.

Su equipo analizó las elevaciones de la presión y otros indicadores de contracción vascular, además de los signos de rigidez de las paredes vasculares. "Todo estaba altamente correlacionado en los participantes que más estrés habían sufrido en la niñez", dijo la autora.

La experiencia traumática más común había sido la disfuncionalidad del hogar, seguida del abandono y el abuso.

Los autores se concentraron en los marcadores de salud vascular, como la presión, la expulsión cardíaca de la sangre, el pulso y los valores de endotelina-1, una proteína que hace que los vasos se contraigan y que aumente la presión.

"La exposición al estrés psicosocial gatilla una respuesta biológica orientada a mejorar la adaptación a los desafíos", indicó la doctora Andrea Danese, del Instituto de Psiquiatría del King's College de Londres, y que no participó del estudio. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación