Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El ébola, un virus letal e incurable que azota a África

La OMS espera enfrentar un brote mortal en los próximos dos a cuatro meses

El ébola, un virus letal e incurable que azota a África

El ébola, un virus letal e incurable que azota a África

El ébola, un virus letal e incurable que azota a África

Desde que se anunció la pandemia de la influenza (H1N1), en 2009, no había surgido otro virus que causara tanta preocupación a nivel internacional- como el ébola, por ser tan letal y por expandirse con rapidez, amenazando con desestabilizar la salud en el mundo.

Las víctimas se han registrado en el sur de Guinea, principalmente en las regiones de Guékédou y Macenta, pero se ha extendido a la capital, Conakry, y a los países vecinos de Liberia, Sierra Leona y quizás Mali, pero aún no se ha confirmado.

Ante la propagación, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dijo que espera enfrentar un brote del mortal virus del ébola en África Occidental durante los próximos dos a cuatro meses.

"Estamos ante uno de los brotes más desafiantes de los que debimos afrontar hasta la fecha. Empezó en Guinea Conakry, ya se ha expandido hasta Liberia, y hay varios focos. El hecho de que sea en diferentes localidades complica su control", advirtió en conferencia de prensa el director general adjunto para Seguridad Sanitaria de la OMS, Keiji Fukuda.

A la fecha se han detectado 157 casos en Guinea Conakry -donde surgió el pasado 22 de marzo-, de los cuales 101 enfermos han muerto y 67 pudieron ser confirmados por pruebas de laboratorio. En Liberia, país que colinda con la región sudeste de Guinea, donde primero se detectó el brote, se han registrado 21 casos, 10 muertes, y de éstas, cinco fueron confirmadas en laboratorio.

El virus del ébola tiene una tasa de letalidad del 25 % al 90 % y su periodo de incubación (intervalo desde la infección hasta la aparición de los síntomas) varía de 2 a 21 días.

Según la OMS, desde el descubrimiento del virus ébola, en 1976, se han documentado en torno a 1.850 casos de fiebres hemorrágicas, de los que más de 1.200 fueron mortales. De octubre 2001 a diciembre de 2003, varios brotes de ébola del subtipo Zaire fueron reportados en Gabón y la República del Congo, con un total de 302 casos y 254 muertes.

Características y síntomas

La fiebre hemorrágica del ébola (fiebre del ébola) es causada por un virus que pertenece a la familia llamada Filoviridae, del cual los científicos han identificado cinco tipos. Se ha informado que cuatro de estos tipos causan la enfermedad en humanos: virus del ébola-Zaire; virus del ébola-Sudán, virus del ébola-Costa de Marfil y el virus del ébola-Bundibugyo, según Medline Plus.

Esta enfermedad se caracteriza por la aparición súbita de fiebre, debilidad intensa y dolor de músculos, cabeza y garganta, lo cual va seguido de vómitos, diarrea, erupciones cutáneas, disfunción renal y hepática y, en algunos casos, hemorragias internas y externas.

Los resultados de laboratorio muestran disminución del número de leucocitos y plaquetas, así como de la elevación de las enzimas hepáticas.

Aunque se desconoce su fuente de origen, se considera que los murciélagos de la fruta, en particular Hypsignathus monstrosus, Epomops franqueti y Myonycteris torquata son posiblemente los huéspedes naturales del virus del ébola en África. Por ello, la distribución geográfica de estos virus puede coincidir con la de dichos murciélagos.

Al parecer estos murciélagos podrían morder a animales salvajes y cerdos en particular y luego pasar al ser humano. Entre las personas se transmite a través del contacto directo con la sangre, secreciones, órganos y otros fluidos del infectado.

Para su diagnóstico es necesario realizar un estudio diferencial de enfermedades como el paludismo, la fiebre tifoidea, la shigelosis, el cólera, la leptospirosis, la peste, las rickettsiosis, la fiebre recurrente, la meningitis, la hepatitis y otras fiebres hemorrágicas víricas.

El diagnóstico requiere una prueba de laboratorio y debido a que las muestras extraídas de pacientes constituyen un riesgo, es necesario que sean manipuladas bajo máximas medidas de seguridad biológica.

Lamentablemente no hay cura ni un tratamiento preventivo para el ébola, las únicas medidas que se pueden tomar en cuenta son que se debe evitar el contacto con animales infectados y sus productos tienen que ser bien cocinados antes de su consumo y se debe evitar el contacto cercano con los pacientes y, cuando es necesario, se debe de utilizar guantes y otro material de protección apropiado. El lavado de manos es muy recomendado tras visitar a un paciente.

Hasta la fecha, la mayor epidemia de ébola la padeció Uganda en el año 2000, cuando 425 personas contrajeron la enfermedad.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación