Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Dolce&Gabbana, sacro y profano

El arte religioso bizantino y la alta costura inspiraron la colección del dúo

Coronas bizantinas complementaron las piezas de Doce&Gabbana. Foto EDH

Coronas bizantinas complementaron las piezas de Doce&Gabbana. Foto EDH

Coronas bizantinas complementaron las piezas de Doce&Gabbana. Foto EDH

Domenico Dolce y Stefano Gabbana presentaron ayer su nueva colección en la quinta jornada de la Semana de la Moda de Milán, en donde el dúo recordó lo sagrado y lo profano de la vida italiana.

La propuesta de Dolce&Gabbana para la temporada otoño-invierno se inspiró en el arte religioso bizantino y la alta costura clásica.

El show comenzó con una serie de vestidos en seda con estampados mosaico, con joyas incrustadas y en ocasiones representando la imagen icónica de un santo.

Para personalizar los conjuntos, ya recargados, las modelos llevaban una corona dorada, collares con una gran cruz bizantina y aretes colgantes muy pesados.

Luego vino el look de alta costura. En esa etapa los diseñadores evocaron a señoras de lujo con espaldas recatadas y el pelo recogido al estilo de la princesa Grace, con un vestido melange, trajes de tweed blanco y gris con chaqueta ajustada y falda acampanada, o un simple vestido corto con mangas.

A continuación siguió una serie de vestidos de seda negra entremezclada con un cordón, lo que podría hacer referencia a cualquier armario de una viuda siciliana (Sicilia es la inspiración de diseño de la marca del dúo) o un atuendo sofisticado de cóctel e incluso un atuendo sacerdotal.

Los trajes inspirados en los sacerdotes se presentaron en blanco y rojo, los dos colores litúrgicos muy en boga en el momento en que los cardenales se preparan para reunirse en Roma para elegir a un nuevo Papa.

Por su parte, Giorgio Armani mezcló geografías y épocas en una compleja colección para su marca Emporio Armani, en la cual propone una especie de revolución: la moda con dignidad.

En la colección Emporio reaparece con un tono de antaño, por lo que el italiano ofrece un viaje en el tiempo y en el mundo en un solo vistazo.

La propuesta se centra en una silueta decididamente femenina. Vestidos cortos de organza fueron usados bajo abrigos tenues. Voluminosas tapas de organza con cinturón ancho sobre minifaldas. Y largas faldas estructurales se complementan con los jerseys de mohair con mangas tres cuarta, o vestidos de mohair sin mangas con pantalones cortos. Para Armani esta ronda mohair expresa el uso de la piel.

Los colores también definen el estado de ánimo femenino de la colección. Armani eligió sombras frías de verde, rosa, púrpura, en contraste con los grises y los negros urbanos que están definiendo las pasarelas de Milán esta temporada. Incluso sus colores más oscuros son menos sombríos: púrpura intenso, marrón oscuro y verde oliva.

Trajes de neopreno aterciopelados completan el aspecto, algunos con faldas vaporosas, otros con una envoltura escultórica. La pieza final fue un vestido reloj de arena para la noche en color rojo con los brazos desnudos, en los que la modelo lució pulseras y una maraña de collares de piedras preciosas en su cuello.

En cuanto a zapatos, los de cordones al estilo masculino a ras de piso y algunos botines de tacón son los que el italiano propuso.

Armani también se ocupó del cabello en esta colección, optando por una serie de sombreros, los cuales hacen juego con los bolos en su mayoría, pero también con algunas tapas inspiradas en los Flapper, con broches enjoyados.

Armani dijo a través de esta colección que quería "proponer algo para ser contemporáneo sin perder la dignidad". Es un tema que ha adquirido en el pasado, utilizando la influencia de su pasarela para contrarrestar lo que se ha convertido en la imagen femenina más extendida de los medios en Italia, como objeto sexual.

La cantante Fergie asistió a uno de los espectáculos de vista previa, junto al director italiano Gabriele Salvatores. —AP/EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación