Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La dieta vegetariana baja presión sanguínea

LOS ALIMENTOS DE ORIGEN VEGETAL tienen pocas grasas Y ESO mejora la circulación de la sangre

La dieta vegetariana baja presión sanguínea

La dieta vegetariana baja presión sanguínea

La dieta vegetariana baja presión sanguínea

Una revisión de estudios publicados demuestra que las personas que adhieren a una dieta vegetariana suelen tener la presión más baja que aquellas con otro tipo de alimentación. La dieta vegetariana no incluye carne, pero permite el consumo de lácteos, huevos y pescado.

La presión alta eleva el riesgo de desarrollar enfermedad cardíaca, padecer un accidente cerebrovascular, trastornos renales y otras enfermedades. Para muchos, el único tratamiento son los fármacos, que tienen un costo y efectos adversos potenciales, según explicó la autora principal, Yoko Yokoyama.

"Si el cambio de la dieta previene los problemas de presión o reduce sus valores, sería una esperanza para muchos", indicó Yokoyama, investigadora del Centro Nacional Cerebral y Cardiovascular en Osaka, Japón.

"Nuestra revisión demuestra que la dieta vegetariana es muy efectiva para reducir la presión y la evidencia es bastante concluyente", añadió.

La Asociación Estadounidense del Corazón considera que los valores normales de presión son 120/80 mm Hg; valores de 140/90 mm Hg en adelante indican presión alta.

La revisión publicada en JAMA Internal Medicine combina los resultados de 39 estudios previos (32 observacionales y siete ensayos clínicos controlados) con información de unos 22,000 participantes.

En los estudios observacionales, las personas vegetarianas tenían la presión más baja que las que comían carne. La diferencia era de 7 mm Hg para la presión sistólica y de 5 mm Hg para la presión diastólica.

En los ensayos clínicos, los participantes que habían consumido una dieta vegetariana tenían 5 mm Hg menos de presión sistólica y 2 mm Hg menos de presión diastólica que los grupos que habían comido carne (controles).

"A diferencia de los fármacos, este tipo de modificación alimentaria no tiene costo y los 'efectos adversos' son los deseables: adelgazar, reducir el colesterol y mejorar el control de la glucosa en sangre", apuntó Yokoyama.

La especialista explicó que la alimentación vegetariana es reducida en grasa y rica en fibra, lo que ayuda a bajar de peso. Esto, a la vez, produce una reducción saludable de la presión.

"Pero hay más: los alimentos de origen vegetal a menudo tienen contienen poco sodio y mucho potasio. El potasio baja la presión", indicó la autora. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación