Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Tradición salvadoreña

La danza de "El Tigre y el Venado" declarada Bien cultural

El valor artístico, simbólico, religioso y social que representa la danza fueron elementos que valieron para declararla como una tradición que debe ser protegida y conservada. 

El tigre y el venado son patrimonio nacional

El Director de Parimonio Cultural de la Secretaría de Cultura, Marlon Escamilla, dio a conocer que la "Danza del tigre y el venado" forma oficialmente parte de nuestro...

La tradición oral de un pueblo se materializó en la danza “El Tigre y el Venado” hace más de 187 años. Ayer, este baile folclórico fue declarado un “Bien cultural” por la Secretaría de la Cultura de la Presidencia (Secultura), en San Juan Nonualco, La Paz.

Fue en 2014 que el Movimiento Pro Rescate de la Cultura y Tradiciones Sanjuanenses se acercó a la oficina de Patrimonio Cultural de Secultura para exponer su petición sobre esta danza tradicional que representa valores artísticos, religiosos, sociales y simbólicos para su municipio, y también para el país.

Ante la solicitud, Ana Mata Parducci, antropóloga de la unidad de Bienes Culturales Inmateriales de Secultura fue la encargada de dirigir la investigación sobre esta tradición sanjuanense. De acuerdo con Mata Parducci, lo interesante de esta costumbre no solo es su representación en sí, sino “todo el engranaje social que hay detrás de la danza”. 

La realización de “El Tigre y el Venado” debe organizarse por la comunidad, una “mayordoma” y otras personas que son responsables de diseñar los trajes y máscaras de los personajes principales: un tamborero, el Tigre, el Venado, el Viejo y la Vieja. 

Marco Antonio Jiménez ha representado al “Venado” desde hace 18 años. Con 75 años baila debajo de un cuero de ciervo y una máscara. “A mí esta historia me la contó un señor que ya se murió hace años. Me gusta hacerlo porque la gente se divierte”, expresó Jiménez exhausto tras su “escape del Tigre”.

Efectuada durante las fiestas en honor al Señor de la Caridad, esta danza folclórica relata, de acuerdo con antiguas generaciones, el milagro que este señor concedió a una pareja de esposos que se encontraba en peligro cuando decidieron salieron de caza. 

Las versiones de este relato han variado, característico de la tradicional oral, sin embargo para Parducci eso también enriquece  y da valor a esta representación ancestral. 

Avelino Cortez fue el habitante encargado de narrar una versión de “El Tigre y el Venado” al público presente en la declaración oficial.

“Un día Pedro de la O, conocido por su maestría de cazador, se preparó para salir a cazar con sus perros ‘Mal de orín’ y ‘Talagüashte’. La suerte le preparó un hermoso venado y lo mató. De regreso a casa, bajó su trofeo para pasar una cerca, de repente cayó sobre sus hombros un tigre. El señor De la O luchó contra el felino pero ya agotado clamó ayuda a la milagrosa imagen del Señor de la Caridad. De inmediato, el tigre se abalanzó sobre el venado y lo devoró, pero de inmediato falleció...”, narró Cortez.

Pero la danza no finaliza con la muerte del felino, la repartición de su carne y huesos es un elemento humorístico esencial que se agrega al baile.

-¡La degolladura, para el señor cura! ¡Las cejas, para las viejas! ¡Los ojos, para los patojos! ¡El sobaco, para Paco! ¡Las costillas, para los policías! ¡El ombligo, para Rigo!... expresó Cortez, mientras los asistentes disfrutaban.  

Es este relato simbolizado en la danza de lucha contra el “Tigre” lo que los sanjuanenses transmitirán a futuras generaciones. La declaración emitida ayer reafirma y preserva la memoria histórica. 

“Esto conlleva a medidas de protección para que estas tradiciones se mantengan vivas y que en un futuro no desaparezcan. Es un hecho histórico y un día muy positivo para la cultura del país”,  manifestó el director nacional de Patrimonio Cultural y Natural, Marlon Escamilla. 

Así lo reafirmó Milton Larios, propulsor para que esta expresión de arte tradicional fuera considerada como un “Bien Cultural”. 

Para Larios, el compromiso de los lugareños involucra el cuido y respeto de la esencia de ella. A través de ello, “queremos ver cómo lo promovemos en centros escolares para motivar a los jóvenes. La juventud está muy distraída con otras cosas y tenemos que fomentar más nuestra cultura, proteger y salvaguardar nuestra danza”, agregó el miembro del Movimiento Pro Rescate de la Cultura y Tradiciones Sanjuanenses. 

Durante la ceremonia popular celebrada frente a la iglesia parroquial del municipio, niños y adolescentes estudiantes también presenciaron esta danza que ha sido contada por sus padres y abuelos. 

“El Tigre y el Venado” seguirán danzando junto al “Viejo y la Vieja” gracias a la declaración emitida y a la apropiación, de las nuevas generaciones, de este baile de gran valor artístico y social. 

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación