Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¡Cuidado con los mariscos!

A pesar de que son un gran manjar en las regiones tropicales, estos alimentos pueden ser un peligro para la salud de los consumidores, las intoxicaciones podrían estar a la orden del día

¡Cuidado con los mariscos!

¡Cuidado con los mariscos!

¡Cuidado con los mariscos!

L os frutos del mar son una delicia, el problema es que pueden causar una infinidad de complicaciones para la salud de quienes los ingieren, tales como alergias, infecciones es "intoxicaciones", estas últimas han llevado a muchos hasta el hospital.

De acuerdo con el sitio web de la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU., entre las diferentes afecciones causadas por el consumo de pescados y mariscos contaminados las más comunes son: la intoxicación por ciguatera y la intoxicación por escombroides.

Los médicos concuerdan que esto ocurre cuando una persona engulle alimento o agua que contiene bacterias, parásitos, virus o las toxinas producidas por estos microorganismos. La mayoría de los casos de intoxicación alimentaria se dan a raíz de bacterias comunes como el Estafilococo o la Escherichia coli.

Según el doctor Evey Yensys Rodríguez, de la clínica de especialidades Mons. Eduardo Alas, de Chalatenango, las enfermedades gastrointestinales provocadas por mariscos se "producen por dos motivos, la primera por la presencia de proteínas propias de los mariscos, que tienen un 85 % de similitud a los producidos por ácaros, y segundo por el desarrollo de inmunoglobulina en algunas personas".

Por su parte, el doctor Mauricio Santamaría, cirujano gastrointestinal y colorrectal, de clínica Intergastro, explicó que después de comer algún marisco como pescado pueden pasar de dos a 12 horas para que aparezcan los síntomas.

"Las sustancias dañinas que causan la intoxicación por mariscos son termoestables, de tal manera que ningún grado de cocción lo protegerá de resultar intoxicado si consume pescado contaminado o cualquier otro tipo de marisco", explica.

Añadió que los síntomas dependen del tipo específico de intoxicación, los más comunes son cólicos, diarrea y vómito. Los órganos que se ven más afectados pertenecen al tracto gastrointestinal en su totalidad, aunque no se puede excluir daño en otros sistemas en cuadros severos, como el sistema nervioso.

Problemas respiratorios, piel extremadamente irritada, sofoco, picazón y ronchas también se presentan en los casos más graves, por lo que es necesario acudir inmediatamente al centro de salud más cercano.

El animal marino que causa más problemas es el camarón, le siguen los moluscos, ostras, caracoles, calamar y pulpo. La enfermedad no es contagiosa, afecta sólo a las personas que comieron el mismo producto contaminado.

Según la Biblioteca Nacional de Medicina de EE. UU. existen diferentes tipos de intoxicación por mariscos, uno de los más comunes es la Paralítica, que se manifiesta aproximadamente 30 minutos después de haber consumido productos de mar contaminados, los síntomas más notorios son el hormigueo en la boca o en el resto del cuerpo, mareos, dolor de cabeza y, a veces, parálisis en las extremidades.

Otra clase es la Neurotóxica, surge después de comer almejas o mejillones y presenta los síntomas ya conocidos; y por último está la Amnésica, muy rara, que además de los signos mencionados, se da una pérdida de la memoria por un período corto, al igual que otros síntomas neurológicos.

Lo primero que hay que hacer al diagnosticarse una intoxicación es recibir la medicación que indique el doctor y verificar que el cuerpo se encuentre hidratado. Hay tomar fármacos que ayuden a tratar la diarrea, controlar las náuseas y vómitos. "La persona puede tomar sales de rehidratación oral para reponer los líquidos y minerales perdidos", explicó Santamaría, y agregó que se debe tomar reposo.

Para prevenir una intoxicación el médico recomienda que al comprar frutos del mar éstos se adquieran hasta el final de las compras para que los animales marinos se mantengan frescos. También evitar ingerirlos durante una "marea roja" o en ciertas etapas climáticas.

También es importante diferenciar entre una alergia y una intoxicación. La primera causa prurito generalizado, edema y eritema facial; mientras que la segunda presenta la sintomatología antes descrita.

Aunque no hay secuelas a largo plazo (los síntomas duran días y exagerando, semanas), no hay que olvidar que por un tiempo las fallas gastrointestinales estarán a la orden del día, entre estas cuadros diarreicos a repetición, gases e intolerancia permanente a los mariscos u otros nuevos alimentos, debido a la pérdida de la flora bacteriana normal del tracto intestinal. Siempre hay que ir dónde el médico.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación