Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cuestionan efectividad de cigarrillo electrónico

Científicos de la Universidad de California niegan que los cigarrillos electrónicos ayuden a dejar de fumar.

Mujeres, jóvenes y personas con menores niveles de educación utilizan más los cigarrillos electrónicos, según estudio.

Mujeres, jóvenes y personas con menores niveles de educación utilizan más los cigarrillos electrónicos, según estudio.

Mujeres, jóvenes y personas con menores niveles de educación utilizan más los cigarrillos electrónicos, según estudio.

Un estudio científico divulgado niega que el uso de cigarrillos electrónicos (también conocidos como "e-cigarrillos") esté asociado a mayores tasas de abandono del tabaco o a reducciones de su consumo.

El trabajo, realizado por investigadoras de la Universidad de California en San Francisco y publicado en la revista JAMA Internal Medicine, rechaza una vinculación entre el consumo de los cigarrillos electrónicos y el del tabaco convencional.

Los usuarios

Las autoras del estudio analizaron los datos de 949 fumadores, 88 de los cuales eran también "vaporeadores" (fumadores de cigarrillos electrónicos), para determinar si estos dispositivos que no tienen tabaco y en los que se inhala nicotina líquida y otros productos químicos vaporizados influyen en el consumo de tabaco.

El bajo número de usuarios de estos dispositivos que participaron en el estudio puede haber afectado a la capacidad de las investigadoras de encontrar una asociación entre el uso de cigarrillos electrónicos y el abandono del tabaquismo, reconocen las autoras en el estudio.

Los cigarrillos electrónicos son promocionados como una herramienta para dejar de fumar y se han realizado diferentes investigaciones sobre su efectividad, pero han llegado a resultados contradictorios.

Conclusiones

El estudio de la Universidad de California concluye que el uso de cigarrillos electrónicos no estaba relacionado con el abandono del tabaquismo ni tampoco con un cambio en el consumo de tabaco, un año después de empezar a utilizar estos dispositivos.

Además, señala que las mujeres, los jóvenes y las personas con menores niveles de educación son los sectores de población que más utilizan los cigarrillos electrónicos.

"Desafortunadamente, la evidencia de si los cigarrillos electrónicos ayudan a los fumadores a dejar de fumar es contradictoria y poco concluyente", explicó el subdirector de JAMA Internal Medicine, Mitchell H. Katz, en un comunicado.

Katz añadió que Rachel Grana, la directora del estudio, y sus colegas "aumentan el peso de las pruebas que indican que los cigarrillos electrónicos no están asociados a mayores tasas de cese de fumar". —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación