Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Contraseñas recicladas y pistas en redes sociales, fraude seguro

Existen verdaderas "corporaciones internacionales" dedicadas al fraude electrónico

Las corporaciones que se dedican a ese negocio ilícito se asientan en países donde no existe legislación relativa a esos delitos. Foto EDH

Las corporaciones que se dedican a ese negocio ilícito se asientan en países donde no existe legislación relativa a esos delitos. Foto EDH

Las corporaciones que se dedican a ese negocio ilícito se asientan en países donde no existe legislación relativa a esos delitos. Foto EDH

Todavía un número significativo de latinoamericanos desconfían de las transacciones por Internet, pero paradójicamente les abren la puerta a los ladrones electrónicos reciclando contraseñas y dando pistas en las redes sociales.

Así lo señaló en una entrevista con Efe Silvia López, directora de mercadeo de Easy Solutions, una multinacional dedicada a la prevención y combate del fraude electrónico, que fue creada en Colombia en 2002 y está radicada desde 2007 en EE. UU.

Desde hace cinco años Easy Solutions, que tiene oficinas en EE. UU., Colombia, Brasil, Argentina, El Salvador, México, Chile y Reino Unido y a fines de año abrirá en Japón, publica anualmente un estudio sobre el fraude electrónico en América Latina, un delito que crece a la par que la bancarización y la penetración de Internet.

Según el centro especializado LACNIC, con sede en Montevideo, el fraude electrónico en América Latina totalizó 430 millones de dólares en 2013, el cuádruple que en 2012.

López señaló que la clonación de tarjetas es el delito electrónico más común en la región.

El último estudio de Easy Solutions revela que el 31 % de los latinoamericanos con cuenta bancaria, que en promedio son solo un 39 % de la población, no usa Internet para transacciones, principalmente por miedo al fraude (39 %). El 50 % de quienes sí realizan transacciones usan para ello un dispositivo móvil.

"Una vez que los usuarios empiezan a hacer uso de Internet para transacciones bancarias se enamoran y ya no quieren ir a las oficinas", dice López.

El uso de la banca móvil crece en toda Latinoamérica, con porcentajes de usuarios del 49 % en la región andina, 59 % en Centroamérica, 52 % en el Cono Sur, 55 % en México y un 36 % en Brasil, precisamente, según LACNIC, el país de la región más afectado por el fraude electrónico.

En cualquier caso, para esta ingeniera que fundó Easy Solutions junto a dos compañeros de universidad, el hoy presidente de la empresa Ricardo Villadiego y Julián Arguelles, "definitivamente hoy en día todo el que tenga un sitio en Internet necesita algo más que usuarios y contraseñas para proteger a los que acceden".

También está claro que "no hay nada cien por cien seguro", sobre todo porque los delincuentes se las saben todas en tecnología.

Según López, existen verdaderas "corporaciones internacionales" dedicadas al fraude electrónico, con delincuentes especializados en desarrollar "malware" o "phising", otros que lanzan los ataques a las cuentas, otros que recopilan las credenciales bancarias y otros, las "mulas de dinero", que recogen los billetes en el banco. Entre unos y otros se producen ventas de datos, dice la experta.

A finales del año pasado, Easy Solutions constató que en los mercados negros de datos electrónicos se había producido un "brinco" en las cantidades que manejaban, pues eran entre 20 y 30 veces mayores de lo normal.

Se trataba de un ataque a la base de datos de los almacenes estadounidenses Target, que afectó a 70 millones de clientes en EE. UU. y, según López, también a los propietarios de unas 500.000 tarjetas de crédito emitidas fuera de ese país. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación