Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Contaminación ambiental causa cáncer, dice OMS

La conclusión científica se dio después de un panel internacional de expertos. Creen que el carcinógeno es más peligroso que el tabaquismo pasivo

Los especialistas recomiendan a todos a que aporten, desde sus medidas, para la reducción de los niveles de contaminación. Foto EDH

Los especialistas recomiendan a todos a que aporten, desde sus medidas, para la reducción de los niveles de contaminación. Foto EDH

Los especialistas recomiendan a todos a que aporten, desde sus medidas, para la reducción de los niveles de contaminación. Foto EDH

Ayer se llegó a la conclusión científica de que la contaminación ambiental produce cáncer pulmonar.

La Agencia Internacional de Investigación Oncológica (IARC, por sus siglas en inglés) declaró ayer que la contaminación aérea es un carcinógeno junto con peligros conocidos como asbesto, tabaco y radiación ultravioleta. A esa conclusión se llegó después de la consulta de un panel experto organizado por la Organización Mundial de la Salud (OMS), con sede en Lyon, Francia.

"Consideramos que este es el carcinógeno ambiental más importante, más que el tabaquismo pasivo", afirmó Kurt Straif, titular del departamento de la IARC que evalúa las sustancias causantes de cáncer.

La IARC ya había considerado como carcinógenos algunos de los componentes de la contaminación ambiental como las emanaciones del diésel, pero esta es la primera vez que considera la contaminación ambiental en general como causante de cáncer.

El riesgo al individuo es escaso, pero Straif puntualizó que las principales causas de la contaminación son numerosas, incluso el transporte, las plantas de energía y las emisiones industriales y agrícolas.

La contaminación ambiental es una mezcla compleja que incluye gases y partículas, y la IARC apuntó que uno de sus principales riesgos son las pequeñas partículas que pueden depositarse en los pulmones.

"Esto es difícil de evitar", indicó, y señaló las nubes oscuras de fábricas cercanas a su oficina en Lyon. "Cuando camino por una calle con fuerte contaminación de emanaciones de diésel, trato de alejarme (...) Eso es algo que uno puede hacer", agregó.

El hecho de que casi todo ser humano esté expuesto a la contaminación ambiental podría hacer que los gobiernos y otras agencias adoptaran controles más estrictos sobre las emanaciones. Straif señaló que la OMS y la Comisión Europea revisan sus límites recomendados para la contaminación aérea.

Hasta ahora, se consideraba que la contaminación aumentaba las probabilidades de enfermedades cardíacas y respiratorias.

La clasificación del panel de expertos se efectuó después que los científicos analizaron más de 1,000 estudios en el mundo y llegaron a la conclusión de que había evidencias suficientes de que la exposición a la contaminación ambiental en espacios abiertos causa cáncer pulmonar.

En 2010, la IARC informó que se registraban más de 220,000 muertes por ese cáncer asociado a la contaminación ambiental. La agencia también notó un vínculo con un riesgo ligeramente mayor de cáncer vesicular.

Straif señaló que había notables diferencias en la calidad del aire en distintas ciudades del mundo y que las metrópolis más contaminadas estaban en China e India, donde mucha gente usa máscaras protectoras en la calle.

"Esto es algo que tienen que atender los gobiernos y las agencias ambientales (...) La gente por cierto puede contribuir haciendo cosas como no conducir un automóvil grande de diésel, pero esto requiere políticas mucho más amplias de las autoridades nacionales e internacionales", afirmó Straif.

Otros expertos enfatizaron que el riesgo de cáncer de la contaminación para el común de las personas era muy escaso, pero virtualmente inevitable.

"Uno puede escoger no beber ni fumar, pero no puede controlar si va a estar expuesto o no a la contaminación ambiental", opinó Francesca Dominici, profesora de bioestadística en la Escuela de Salud Pública de la Universidad de Harvard. "Uno no puede decidir no respirar", agregó.

El riesgo de cáncer de una persona depende de numerosas variables, incluso la genética, la exposición a sustancias peligrosas y opciones sobre estilos de vida relacionados con cuestiones con consumo de alcohol, tabaquismo y ejercitación. —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación