Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Consejos para tener una vista de "águila"

Aun cuando no se haya detectado problemas visuales, las visitas periódicas al oftalmólogo son necesarias tanto para niños como adultos

Consejos para tener una vista de "águila"

Consejos para tener una vista de "águila"

Consejos para tener una vista de \"águila\"

Mirar todos los días a sus seres queridos, disfrutar de los fascinantes paisajes que hay a su alrededor o distraerse con una buena película. Pequeños placeres que son suyos gracias a la vista.

Los ojos están activos desde el momento en que despierta, hasta cuando usted cae rendido en la cama, sin embargo, solo se les presta atención cuando dan molestias. Esto es un grave error, pues requieren de cuidados diarios para evitar infecciones, cansancio o enfermedades más graves.

La primera recomendación es que revise sus ojos con cierta frecuencia. Aun cuando no se haya detectado problemas visuales, las visitas periódicas al oftalmólogo son necesarias.

"Que todo el mundo se realice un examen visual evita una posible pérdida de desarrollo en la visión, sobre todo en los niños, pues puede traer retrasos en la escuela. En adultos, se controla el avance de enfermedades como miopía o astigmatismo", dice la experta Elvira Jiménez Guerra, española, máster en optometría clínica.

A los niños, explica el doctor Rigoberto Cartagena, de Fudem, lo ideal sería que los revisara el oftalmólogo cuando nacen para verificar que no presenten ninguna anormalidad, pero desgraciadamente no se hace.

Luego deben tener una revisión a los 3 años, antes de que entren al periodo escolar.

"Cuando existen defectos de refracción las visitas al oftalmólogo deben ser anuales. También es bueno hacerles una revisión cuando entran a la adolescencia" recomienda el profesional.

Una buena alimentación también es importante para la salud de tus ojos. Según explica Elvira Jiménez, las vitaminas A y C, así como el magnesio, son fundamentales para el desarrollo de la vista aunque advierte que no sustituyen la revisión y otros cuidados.

"No evitan la miopía, pero son buenas. En la retina tenemos unas células que se alimentan de vitamina A, esta ayuda a que esas células trabajen bien y evitamos complicaciones o riesgos mayores. Cualquier fruta y hortaliza es buena para los ojos", subraya.

Procure incluir sobre todo aquellos frutos coloridos como la zanahoria, la remolacha, las naranjas y el brócoli.

Con las gafas

Cuide que no tengan los cristales rayados y las armazones flojas. Las gafas son como asistentes para su vista y debe darles el mantenimiento adecuado para que permanezcan en óptimas condiciones el mayor tiempo posible.

"Hay que limpiarlas en húmedo y con productos de óptica, no con otros hechos para la limpieza del hogar que son corrosivos y estropean las lentes. Al final, una lente estropeada hace que la gente fuerce la vista", señala la experta.

Por otro lado, el antirreflejante es muy necesario, pues ayuda a que los ojos convivan mejor con las luces artificiales y no se esfuercen en enfocar.

"Cuanto más gordita es la lente, más reflejo se genera. Este reflejo es molesto y hace que el cerebro trabaje de más", explica.

El uso de lentes de contacto requiere de una estricta rutina de limpieza cada vez que se los va a poner o quitar; ya que no hacerlo puede derivar en una infección.

Entre los cuidados a tener en cuenta está el uso de un líquido adecuado para limpiarlos cada vez que se colocan y se retiran, así como guardarlos en un recipiente libre de bacterias al que hay que cambiar el líquido a diario. Además las mujeres deben cuidar de no dejar ningún residuo de maquillaje.

Las gafas de sol también tienen su importancia, esto es porque incluso cuando la luz del sol no es molesta, nuestros ojos están a la orden de los rayos UV, que desgastan la vista y generan problemas como cataratas, quemaduras de retina u otras enfermedades.

De ahí la importancia de que niños y adultos protejan sus ojos con gafas oscuras especiales para tal fin.

Otros cuidados

De acuerdo con el doctor Cartagena, arriba de los 40 años puede aparecer la presbicia, es decir, que comienza a fallar la visión de cerca por lo que se necesitan gafas para leer o para realizar tareas que impliquen detalles pequeños.

"Otro problema que se debe vigilar es el glaucoma, sobre todo en diabéticos o hipertensos. Este mal tiene la característica de que es silencioso, no da síntomas ni signos. Por eso es importante el chequeo con el oftalmólogo, ya que él se encarga de tomar la presión del ojo y el nervio óptico", señala el profesional.

Las cataratas son otro problema que puede aparecer después de esa edad, por lo que es bueno hacerse revisar cada dos años para evitar esos problemas o cada año en el caso de los diabéticos o hipertensos.

Humecte sus ojos. Al igual que la piel, sus ojos necesitan estar húmedos. En caso de que sufra de ojo seco, procure llevar siempre lágrimas artificiales o gotas recetadas por su oftalmólogo para mantenerlos húmedos.

Hoy en día es casi imposible vivir sin dispositivos electrónicos.

Sin embargo, los ojos se resienten, ya que muchas veces abusamos de estos aparatos y no los usamos de manera correcta.

Por ejemplo, procure ver la televisión a una distancia de dos metros, especialmente ahora que las pantallas van aumentando de tamaño y resolución.

En el caso del ordenador, la mejor distancia es la de 50 centímetros y de manera lineal, para que el ojo no tenga que acomodarse tanto".

Sobre la iluminación, la experta señala que nunca hay que utilizar estos aparatos a oscuras, pues eso genera cansancio extremo a los ojos.

Los ojos son muy delicados por lo tanto evite emplear tratamientos caseros no autorizados por un médico. —EDH

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación