Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Comer lento ayuda a reducir porciones y calorías

Los resultados de una investigación respaldan la hipótesis de que la forma de comer influye en el apetito y el peso corporal

Comer lento ayuda a reducir porciones y calorías

Comer lento ayuda a reducir porciones y calorías

Comer lento ayuda a reducir porciones y calorías

Un estudio indica que se consumen menos calorías en una comida si se come lentamente, aunque se desconoce si esa estrategia funcionaría para las personas con obesidad y sobrepeso.

"La mayoría de los estudios previos no había comparado el efecto que tiene la velocidad al comer con el consumo de calorías en personas con peso normal, sobrepeso u obesidad", dijo la autora principal, Meena Shah, de Texas Christian University, en Fort Worth.

El equipo de Shah estudió a 35 personas con peso normal y a 35 con sobrepeso u obesidad. Todos comieron un plato vegetariano de pastas dos veces. La primera vez lo hicieron rápido o lento, de manera aleatoria. Unos días después, lo hicieron de la otra forma.

Los investigadores les pidieron a los participantes que, cuando correspondiera, comieran lo más rápido posible, pero cómodamente, como si estuvieran apurados. Tenían que hacerlo con bocados grandes, rápidamente, sin apoyar los cubiertos en la mesa y sin descansar entre los bocados.

Para comer lentamente, los participantes debían hacerlo como si tuvieran tiempo libre, con bocados pequeños, que debían masticar varias veces, con una pausa entre los bocados; podían apoyar el tenedor o la cuchara.

En secreto, el equipo evaluó cuánta comida consumían los participantes. Para eso, pesó los platos después de cada comida.

Los participantes con peso normal consumieron 88 calorías menos en el almuerzo lento (805 versus 893 calorías en el almuerzo rápido). La diferencia es un cambio evidente.

Los participantes con sobrepeso y obesidad ingirieron 58 calorías menos durante el almuerzo sin apuro (667 versus 725 calorías en el almuerzo rápido). Pero esa diferencia podría atribuirse al azar, según publica el equipo en Journal of the Academy of Nutrition and Dietetics.

"Este estudio proporciona nuevos datos que respaldan la hipótesis de que la forma de comer influye en el apetito y el peso corporal", dijo James Hollis, de la Iowa State University, en Ames, que no participó del estudio.

En su último estudio, publicado en la misma revista, los participantes tendían a comer menos cuando se les pedía masticar más los bocados antes de tragarlos. —REUTERS

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación