Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El Cipitío se convirtió en una APP

El niño eterno y travieso más popular de El Salvador ha logrado colarse entre los Androids de todo el mundo

El Cipitío se convirtió en una APP

El Cipitío se convirtió en una APP

El Cipitío se convirtió en una APP

El Cipitío es panzón porque la Sigüanaba lo dejaba olvidado y no tenía nada más que ceniza para comer. También se la pasaba asustando a los niños que se portaban mal y jugándole bromas a quien se le cruzara en el camino.

El Cipitío es una de las leyendas más representativas del país y ha formado parte de la cultura popular desde mucho antes que todos los salvadoreños de la era digital. El niño eterno es más viejo y más niño que todos y se esconde en todas las casas y en todos los jardines.

Pero ahora, sus travesuras llegan a los bolsillos de todo el mundo a través de una aplicación llamada Cipit Game creada por dos santanecos. Miguel Ángel Flores y José Luis Ramírez trabajaron durante seis arduos meses para que este abril El Salvador contara con un representante en el PlayStore de Google.

Flores explica que el juego "fue impulsado por el deseo de posicionar una app que represente el folclor y cultura de nuestro país".

El juego, disponible ya para Android, estará listo para descargar en iOs antes del fin de semana. Su descarga es totalmente gratuita, aunque cuenta con la opción de compra, precio que sirve de donativo para que los jóvenes sigan diseñando aplicaciones similares.

Cipit Game cuenta con cinco minijuegos dentro de la aplicación. El primero se llama "Atrapar Tecomates". Este consiste en caminar de derecha a izquierda, como los demás juegos, mientras el Cipitío atrapa tecomates de colores que caen de un árbol. Pero cuidado con las bombas.

El segundo, titulado "Bajar Mangos", exige mover al Cipitío mientras apunta una piedra a un árbol para bajar mangos verdes. También caen bombas, panales de abejas y mangos podridos, que pueden estropear el juego.

"Comer Cenizas" tiene como fondo al Volcán de Izalco en erupción. El objetivo es que el Cipitío atrape la ceniza y se la coma. Acá hay que cuidarse de las rocas que el volcán lanza al aire, porque pueden ser el fin del juego.

"Oscuridad" es el cuarto escenario y aquí el Cipitío maneja una carreta de madera atrapando calabazas que caen del cielo. Y "Cocos", la última propuesta, es muy parecida a la primera, salvo que en este caso, el Cipitío debe atrapar cocos y bananas que caen de las palmeras hacia él.

La aplicación también cuenta con una sección de historia, en la que se detalla la famosa leyenda: quién es el Cipitío, cómo nació, su aspecto físico y su relevancia cultural en el país.

Flores explica que él y Ramírez tienen en mente muchos juegos más que toman como base las leyendas de la cultura popular de El Salvador.

Piensan, añade el portavoz, crear más aplicaciones divertidas sobre los personajes y, de esa manera, promover la magia de la cultura del país.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación