Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cinco gargantas para Rosa Mena Valenzuela

Hace 100 años nació una mujer que dejó huella en el arte salvadoreño.

Rosa Mena Valenzuela nació en 1913, según las investigaciones que hizo Luis Cróquer. Más de 50 obras de la artista están en el MARTE. foto EDH / archivo

Rosa Mena Valenzuela nació en 1913, según las investigaciones que hizo Luis Cróquer. Más de 50 obras de la artista están en el MARTE. foto EDH / archivo

Rosa Mena Valenzuela nació en 1913, según las investigaciones que hizo Luis Cróquer. Más de 50 obras de la artista están en el MARTE. foto EDH / archivo

Nació hace 100 años, pero su trazo siempre le perteneció al futuro. Por eso este día cinco de sus allegados hablarán de la vida, trabajo, legado y de lo mucho que queda por hacer para saber quién es Rosa Mena Valenzuela, la artista que se adelantó a su tiempo y llevó su vida y obra por el mundo.

Mario Castrillo, Luis Lazo, Marta Eugenia Valle, Jaime Balseiro y Roberto Galicia —en una voz polifónica— conversarán este día en el Museo de Arte de El Salvador (MARTE) sobre "Rosita", la artista que creo —no es descabellado decirlo— una especie de lenguaje pictórico.

"Para un país tan desmemoriado como el nuestro, ahora es una gran oportunidad para recordar a una artista tan valiosa como importante", aconseja el moderador del conversatorio y director del MARTE, Roberto Galicia.

Rosa Mena Valenzuela nació en 1913 en San Salvador. Su atmósfera de vida —hasta el final de sus días en 2004— estuvo impregnada de arte en el sentido más amplio de la palabra. De alumna del español Valero Lecha pasó a ser maestra de otras generaciones. Incluso, quien fue su maestro le enviaba nuevos discípulos. No todos se quedaban. Ella les hacía entender que el arte no era un pasatiempo ni un momento de solaz para el alma, porque este era la columna vertebral de la vida.

"Tuve tantas vivencias al lado de Rosita. De toda la gente del conversatorio, yo fui el primero que la conoció", le cuenta orgulloso a El Diario de Hoy el pintor y coleccionista de arte, Jaime Balseiro.

Rosa Mena Valenzuela pasó por la academia, por eso sus conocimientos pictóricos fue ron tan robustos como sólidos, pero eso no le impidió que su trabajo fuera (y es) transgresor, porque exploró el ser desde ángulos filosóficos o teológicos y eso es lo que pasa a primer plano antes que la forma. El mundo del ser humano fue su protagonista.

Sus viajes por Centroamérica, Europa, Medio Oriente, su propio hogar que fue el hogar de sus amigos, alumnos y allegados serán algunos de los temas que se abordarán hoy a las 5:00 de la tarde en el MARTE (Col. San Benito).

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación