Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cigarrillos electrónicos para contrarrestar la adicción

Son una opción para las personas que quieren dejar de fumar y que extrañan cada segundo el cigarrillo tradicional

FOTO EDH

FOTO EDH

FOTO EDH

Este aparato se diseñó con el objetivo de ayudar a las personas que desean dejar la adicción al cigarrillo tradicional que conocemos, ya que produce una sensación similar a la del tabaco y obtiene una dosis de nicotina menor a la del cigarro convencional.

A diferencia del cigarro común, éste no posee alquitrán, tabaco ni tampoco produce humo con mal olor. No es dañino para el usuario ni para las personas que se encuentran cerca de él.

Por ejemplo, está la marca Green Smoke, que funciona por medio de una batería que se puede conectar desde una computadora o desde un tomacorriente. Los expertos recomiendan cargarla durante cinco horas.

En la parte superior del cilindro posee un filtro que equivale a cerca de dos cajetillas de cigarrillo común.

Existe una variedad de sabores, Green Smoke ofrece Absolute Tobacco, Red Label, Menthol Ice, Mocha Mist, Vainilla y Chocolate.

Los productos están disponible en diferentes paquetes de presentación, cuyo precio en el mercado salvadoreño van desde los 15 hasta 60 dólares.

Para los interesados, este tipo de cigarrillo puede ser adquirido en el kiosco ubicado en el Centro Comercial Plaza Merliot, Farmacias Camila, Farmacias Uno, Farmacias Beethoven y en Almacén Sanborns en Centro Comercial Multi Plaza y Metrocentro.

El ejecutivo de la distribuidora de Green Smoke en El Salvador, Marcos Pichinte, manifestó que son una elección para cuidar la salud del usuario. "Te ayuda a alejarte de la adicción", detalló.

Este tipo de productos además son producidos de manera "verde", es decir que su producción y consumo son amigables con el medio ambiente.

Pichinte también destaca que se cuida mucho el bolsillo de los consumidores, porque de entrada se tiene que hacer una inversión considerable, por llamarlo de alguna manera, pero al final sale más barato que el consumo de cigarros tradicionales.

Es más, en los sitios prohibidos para fumar, como bares, oficinas y lugares públicos, se puede mostrar una tarjeta para identificar que el producto no es dañino para la salud.

"Durante los viajes en aviones son muy consumidos", ejemplificó el distribuidor en El Salvador.

"Un gran paso para dejar de fumar de una sola vez", añadió.

Sin embargo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) dice que no tiene pruebas científicas de que este tipo de cigarros ayuden a bajar la adicción o que los fumadores dejen de hacerlo. Cualquier duda, consúltelo con su médico.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación