Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Científico estadounidense quiere crear una estrella

Omar Hurricane reveló este mes en la revista "Nature" que habían logrado, en sendos experimentos en septiembre y noviembre, replicar durante una fracción de segundo el poder de las estrellas

Científico estadounidense quiere crear una estrella

Científico estadounidense quiere crear una estrella

Científico estadounidense quiere crear una estrella

Omar Hurricane y su equipo acapararon titulares este mes al anunciar que habían producido energía en un laboratorio mediante fusión nuclear, un hito en su proyecto de "crear una estrella" y lograr la generación ilimitada de energía.

"Estamos creando una pequeña estrella en un laboratorio", dijo en una entrevista con Efe el científico del centro californiano Lawrence Livermore, financiado por el Departamento de Energía de EE.UU. y que alberga el láser más potente del mundo.

Hurricane reveló este mes en la revista “Nature” que habían logrado, en sendos experimentos en septiembre y noviembre, replicar durante una fracción de segundo el poder de las estrellas, que irradian energía gracias a las reacciones de fusión en su núcleo, durante las que los átomos de hidrógeno se transforman en helio.

La noticia fue recibida con enorme entusiasmo en los medios de comunicación estadounidenses, que calificaron el logro de un gran paso hacia la generación ilimitada de energía.

Hurricane está "entusiasmado" pero alerta que "queda mucho por hacer" antes de lograr reactores impulsados por fusión nuclear.

"Me preocupa el que algunos piensen que vamos a lograr reactores en cualquier momento, porque no es así", explicó.

El doctor en Física señaló que el próximo gran desafío es lograr la ignición termonuclear, en la que la reacción que se produce durante la fusión es autosostenible y generaría toda la energía necesaria para operar el complejo de 192 láseres del laboratorio.

Los 90 equipos y cerca de 1.000 profesionales involucrados directa o indirectamente en el proyecto esperaban haber alcanzado la ignición nuclear en el año 2003.

"El lograr la fusión nuclear de forma controlada es algo que la gente lleva intentando desde los albores de la era nuclear en los años 50, pero se necesita una presión muy alta (...) y eso es un problema, porque a la naturaleza no le gusta crear mucha energía en un volumen pequeño", explicó Hurricane.

"Es un problema muy complejo, yo diría que uno de los diez problemas científicos más difíciles", añadió.

El investigador indicó que una buena analogía sería un cartucho de dinamita: "Si enciendes la mecha y comienza a arder, uno podría pensar que no hay mucha energía, pero si se consigue que la mecha arda completamente la dinamita explotará y se generará un montón de energía".

Lo que han conseguido los científicos en California es prender la mecha y quieren ahora "que arda un poco más".

Hurricane no se atreve a aventurar cuando se alcanzará ese punto: "Esto es como cuando uno está escalando una montaña y no puede ver la cima porque está nublado. Uno sabe que quiere llegar arriba, pero sin saber cómo es el terreno ni dónde está exactamente la cima es difícil pronosticar cuándo lo logrará".

Una vez lograda la ignición, todavía pasará tiempo, "probablemente varias décadas", hasta que se logre la soñada generación energética.

"La historia demuestra que desde los primeros experimentos exitosos en un laboratorio hasta el desarrollo de tecnología práctica transcurre bastante tiempo", recordó el científico.

Explicó, por lo demás, que el motivo por el que la gente habla de "generación ilimitada" de energía es porque para alcanzar la fusión nuclear se necesita deuterio, un isótopo estable del hidrógeno presente en el agua marina.

"Si podemos lograr la fusión nuclear usando deuterio está claro que hay mucho combustible disponible. Además, no se produce una reacción química, así que no se generan gases invernadero", explicó.

La abundancia de deuterio y el que el proceso no sea contaminante es lo que mantiene vivo el interés de la comunidad científica en lograr la fusión nuclear en un ambiente controlado pese a los tropiezos.

Hurricane, que está al frente del equipo de alrededor de 30 personas que logró la implosión en los experimentos de septiembre y noviembre, dice que fue su deseo encontrar una solución a los problemas energéticos del planeta, lo que lo llevó a adentrarse en este terreno.

Lograrlo, a la vista está, no es nada fácil: "Uno tiene que armarse de paciencia y estar listo para fracasar y volver a intentarlo de nuevo", afirmó Hurricane, quien dice haberse "acostumbrado a fracasar". "Es una buena cosa que tengo", concluyó.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación