Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

¿Ciberligue, otra forma de amar?

"Ligar", flirtear o la forma de conocer gente nueva ha cambiado, al igual que la forma en que se viven las relaciones de pareja, ahora los sitios virtuales y las redes sociales están sustituyendo los espacios tradicionales como el cine, los cafés o

¿Diversión, morbo o amor? ¿Qué es lo que realmente está detrás del ciberligue? ¡Qué es lo que continúa impulsando a la gente a mantener o entablar este tipo de relaciones virtuales en donde se antepone lo mágico, la fantasía de una situación intangible (imaginaria) al sentido común y la lógica?

Expertos en comportamiento aseguran que mucho tienen que ver 'las ventajas' que ofrece una relación virtual, las cuales generan una especie de satisfacción total a cambio de cero compromisos, discusiones o problemas.

"La realidad es una dimensión de la vida humana así como la imaginación y la fantasía. En ese sentido, las ventajas que tienen (por decirlo de alguna manera) las relaciones virtuales son que nos dan la ventaja de 'recrear' la personalidad, en otras palabras permite crear una nueva personalidad, algo que quizá las personas soñaron con ser y nunca tuvieron la audacia para hacerlo verdaderamente", aseguró René Rodas, sociólogo y catedrático de la Universidad "Dr. José Matías Delgado".

Desde la óptica de la psicología, la experta Sara Morales señaló el aspecto del anonimato, "esto representa la oportunidad para presentarse como una persona con características físicas o emocionales que el individuo desee (...) da pie a desplegar toda la fantasía al representar a un personaje que no existe".

Un estudio realizado por la Universidad de Cornell (Estados Unidos) concluye que un 80 % de las personas que utiliza sitios para ligar miente. La edad, el peso y la estatura son los tres aspectos en los que más se miente, señala la investigación. Por su parte los hombres prefieren aumentarse unos centímetros de estatura, mientras que las mujeres tienden a quitarse las libras de más.

Sin embargo, son actitudes que para el especialista Francesc Núñez, director del grado de Humanidades de la Universitat Oberta de Catalunya (UOC), se suscitan en todos los ámbitos de la vida.

"Hay evidentemente una puesta en escena, pero no olvidemos que también existe en la vida cotidiana, es lo que en sociología se llama el frontstage y el backstage: generas el mito de ti mismo cuando estás frente a otros".

Asimismo, señaló que una de las diferencias importantes entre ligar cara a cara y hacerlo por Internet es la mediación electrónica.

"En nuestras nuevas formas de relación virtual se generan emociones muy propias del consumo moderno, como es el deseo del objeto que vas a comprar, los sitios de ligue funcionan similar al mercado: tú eres a la vez vendedor y objeto de consumo", explicó.

El investigador y autor de varios artículos sobre el papel de las nuevas tecnologías en las emociones humanas y la sociabilidad en la red cataloga este fenómeno como la esfera imaginativa. "Desde que envías un mensaje y esperas respuesta se abre un tiempo de imaginación. Tu interlocutor puede controlar los tiempos de respuesta, y de esta forma tiene un control sobre tu deseo, te puede 'castigar' haciéndote esperar o 'gratificarte' si contesta rápidamente", aseguró.

Nuevos espacios para el ciberamor

A pesar de que este fenómeno resulte 'un cuento viejo' continúa generando un debate ético y moral en la sociedad, sobre todo porque lo que empezó siendo una actividad entre jóvenes ha llegado a ser la causa de rupturas amorosas reales y divorcios.

Según una encuesta de la Universidad de Oxford realizada en varios países un 36 % de los adictos al ciberligue supera los 40 años.

Tal parece que lejos de propiciar el 'verdadero amor', la web se presta para todo tipo de relaciones clandestinas, un ejemplo de ello es el sitio estadounidense 'Ashley Madison', el cual es considerado la web líder de contactos para infieles.

"Ashley Madison nació en 2002 en EE.UU. tras comprobar que entre el 30 % y 40 % de las personas que utilizaban las redes sociales para citas eran personas casadas o con pareja que buscaban ser infieles. Lo que nosotros hacemos es ser especialistas en la seguridad y la confidencialidad", aseguró a ELMUNDO.es Jaime Domingo, director general de esta empresa en España, en una entrevista realizada en 2012.

El sitio contaba con alrededor de 750.000 usuarios en ese tiempo según Domingo. Otro ejemplo, es el sitio Cougar Life para mujeres maduras que buscan a un hombre más joven. Y según ELMUNDO.es el año pasado el sitio contaba con 52 % de mujeres con una edad media de 39 años, y un 48 % de hombres con una media de 29 años.

Sin embargo, pese a este tipo de sitios 'el amor' parece seguir siendo el motor de búsqueda de pareja por excelencia, de hecho un 53 % de las mujeres considera Internet un buen sitio para ligar, muy seguidas de la opinión masculina con un 55 % (datos de Mobifriends.com). Páginas como Match.com aseguran que un 75 % de las personas registradas busca relaciones largas e incluso matrimonio, y el porcentaje restante aventuras pasajeras.

Para la psicóloga Morales es más fuerte el deseo de ser queridos, de tener a alguien especial que soportar la ausencia física o peor aún, prefieren la compañía virtual y no cuestionar, o en el peor de los casos creer las excusas que impiden que se conozcan físicamente.

"Hay personas que les cuesta 'cuidar de sí mismas', y se meten en relaciones donde esperan todo del otro y 'creen' a ciegas lo que se les dice, porque en la realidad están carentes de afecto o son muy ingenuas y les cuesta distinguir entre la realidad y la 'fantasía' que se le está vendiendo, porque esto llena más sus vacíos o porque las hace sentir importantes y además halagadas, piensan que han hallado a esa persona que según ellas las ama o acepta en forma incondicional, sin saber si para la otra persona solo sea un pasatiempo", argumentó Morales.

Para todos está disponible esa realidad, la cantidad de imágenes de contactos etc., cada uno decide si eso es parte de su realidad o un juego de su imaginación, recalcó Rodas. Sin embargo, agregó que las relaciones claman presencia física, y si no se acepta habría un grado de desequilibrio emocional y social, pues hay un serio problema para interactuar en relaciones reales.

Pero tal parece que la necesidad o el impulso de ligar o figurar como el mejor prospecto es tal que se ha empezado a utilizar para ligar algunos sitios que nacieron con otra finalidad, como el Twitter o Instagram. "Por mucho que una aplicación nazca con un uso determinado no implica que la gente la use así. Al contrario, los usuarios se la apropian, la domestican y aprenden a hacerla servir con otros usos", explica Núñez. Ya no hay vergüenza de reconocer que la pareja se conoció en Internet.

Incluso Facebook es utilizado con estos fines. Un 70 % de los usuarios de Facebook reconoce haber usado alguna vez la red para ligar, y uno de cada cuatro han agregado a un atractivo desconocido tras ver su foto, según datos de lavanguardia.com.

En opinión de Dolors Reig, psicóloga social, en los últimos años "hemos evolucionado hasta incorporarlo como un complemento de la vida normal, es una opción más".

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación