Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Cibatlón, las primeras olimpíadas biónicas

Se trata de la primera actividad olímpica para atletas biónicos. La medicina ha creado aparatos tecnológicos de asistencia que proveen al ser humano con habilidades aumentadas, que les permitirá participar en eventos deportivos especiales altamente

El año 2016 marcará un antes y un después en la historia de las olimpíadas y las Para olimpíadas. El Centro Nacional Suizo de Competencia en Investigación de Robótica (SNCCR pro sus siglas en inglés) será el anfitrión del primer Cibatlón. A diferencia de los Para olímpicos, la competencia permitirá que los humanos con exoesqueletos y con aparatos para leer ondas cerebrales participen en una competencia que combina al hombre con la máquina en un tipo de ser humano aumentado.

El cibatlón es exclusivo para pilotos (paraatletas) con discapacidades que usen aparatos avanzados de asistencia, incluyendo tecnologías robóticas. Estas tecnologías avanzadas no eran permitidas en los Para olímpicos, donde el objeto era que compitieran paratletas con las habilidades más cercanas a lo humano que a lo mecánico.

Meghan Neil, el editor de tecnología para Motherboard, una revista especializada, asegura que la competencia "abre una batería de preguntas y posibilidades con respecto al futuro de los deportes competitivos con lo que se considera un humano aumentado", refiriéndose a la actividad, incluso, como la puerta para una nueva era en tecnología deportiva.

Los paratletas que se presenten a esos juegos olímpicos, que se realizarán en Suiza, tendrán la opción de participar en un total de seis categorías. Competencia con prótesis mecánicas de brazo, competencia de interfaz de computadora cerebral, competencia de bicicleta estimulante funcional eléctrica, competencia de prótesis mecánica de piernas, competencia de exoesqueleto mecánico y competencia de silla de ruedas mecánica.

En la primer competencia, los amputados de brazo serán equipados con prótesis robóticas y tendrán que completar dos pistas de obstáculos de brazo-mano tan rápido como les sea posible. Por ejemplo, sostendrán un aro de metal mientras lo pasan por un alambre que no deben tocar. Otra de las competencias exigirá de los paratletas que recojan objetos distintos, según se les pida para probar su destreza con los aparatos.

En la segunda competencia, los paratletas serán equipados con tecnología que les permita controlar un avatar en una pista de carrera en la computadora, utilizando únicamente sus cerebros. La pista tendrá diversos obstáculos que deberán sobrepasar.

Los participantes que hayan sufrido daños en su espina dorsal usarán una bicicleta estimulante funcional eléctrica en la tercera competencia. Así podrán pedalear y mover su bicicleta en una pista circular. Habrá dos categorías: carrera de velocidad en un tramo de 200 metros y una carrera de resistencia en una pista de 1000 metros.

Las prótesis mecánicas de pierna se verán puestas a prueba en la cuarta categoría. Estás prótesis con las que se equiparán a los amputados son manejadas por máquinas. Los usuarios tendrán que completar una pista de carrera lo más rápido posible. La pista incluirá obstáculos como inclinaciones, escaleras, adoquín y sube y bajas.

La quinta prueba consistirá en poner a prueba los exoesqueletos mecánicos. En estos juegos los paratletas con daños en la columna tendrán que sobrepasar una serie de obstáculos en una pista de 100 metros.

Por último, aquellos que usen sillas de ruedas mecánicas tendrán que probar su destreza en el manejo de la silla en una pista de carrera de obstáculos que incluye desniveles, inclinaciones y slalom.

Según los organizadores, uno de los motivos para hacer el Cibatlón es para popularizar la nueva generación de prótesis que son capaces de emular el comportamiento y movimiento normales de los músculos y extremidades.

El profesor Robert Reiner, organizador de eventos de la Universidad de Suiza encargado del Cibatlón y profesor en Sistemas somatosensorial, explica que "la idea es que queremos empujar el desarrollo de las tecnologías de asistencia hacia los aparatos que los pacientes puedan usar en su día a día". Y añade que "mucha de la tecnología que se tiene actualmente parece de punta pero está a un largo camino de ser práctica y fácil de usar".

El especialista también agregó que "están permitiendo este tipo de tecnología para poder proveer a los humanos paralizados con la mejor asistencia posible y, de tal manera, mejorar su calidad de vida".

Aunque el Cibatlón es un evento deportivo, su finalidad es básicamente médica, usando la competencia como una manera de desarrollar la comodidad ergonómica, la funcionalidad y la aceptación de los pacientes ante los aparatos de asistencia tecnológica. También buscan promover la conciencia en los discapacitados y en las personas sin discapacidad de los beneficios que esta tecnología biónica puede llegar a ofrecer en un futuro.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación