Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Casi pierden la mano por la delincuencia, pero un cirujano logró implantarlas

El procedimiento que de rutina se realizaba en aquellos pacientes que llegan prácticamente con los miembros amputados fue modificado el año pasado en el hospital nacional de Sonsonate.

Casi pierden la mano por la delincuencia, pero un cirujano logró implantarlas

Casi pierden la mano por la delincuencia, pero un cirujano logró implantarlas

Casi pierden la mano por la delincuencia, pero un cirujano logró implantarlas

Aunque los casos de los dos pacientes ocurrieron en fechas y lugares diferentes, ambos estaban apunto de perder una mano.

Pero el cirujano Alberto Cota decidió que en lugar de amputarlos y regularizarles el muñón, los pacientes serían sometidos a un implante de la mano y con ello no solo cambio la historia de estos hombres sino de la medicina.

Los pacientes fueron un hombre de 44 años que fue agredido con un machete y le seccionaron el 90 por ciento del miembro inferior derecho y el de un joven de 25 años que le cortaron el 70 por ciento de la mano con un corvo en un asalto.

Ambos casos ocurrieron en el occidente del país, en diciembre pasado.

"En ese momento como es una urgencia, un paciente que va hacer amputado, lo que se trata de hacer es restablecer el flujo vascular, la oxigenación de la mano y eso fue lo que hice", indicó Cota.

El cirujano agregó que con la operación se logró no solo que los pacientes conservaran el miembro sino que sea funcional, es decir, que la pueden utilizar.

Lea la historia completa en nuestra edición de mañana, 8 de febrero.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación