Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Byron Nájera: "Soy un apasionado del movimiento"

El bailarín de la Compañía Nacional de Danza sobresale por su talento en esta disciplina artística. Su amor por el baile lo ha llevado a destacarse a nivel nacional e internacional

El artista escénico se ha destacado en la danza contemporánea. fotos EDH / omar carbonero

El artista escénico se ha destacado en la danza contemporánea. fotos EDH / omar carbonero

El artista escénico se ha destacado en la danza contemporánea. fotos EDH / omar carbonero

Todos los días y durante muchas horas Byron Nájera, bailarín de la Compañía Nacional de Danza hace lo que más le gusta: mover su cuerpo con pasión y mucha técnica.

En el local de la Compañía Nacional de Danza, en el corazón del centro de San Salvador, este intérprete del movimiento pone a disposición su talento para hacer crecer y proyectar esta rama artística a nivel nacional e internacional.

Nájera se ha destacado por su entrega y constante trabajo. Ees maestro en la Escuela Nacional de Danza, coreógrafo y creador de varias piezas que han sido de mucho deleite para el público amante de este arte.

"Yo comencé a estudiar otras cosas en la universidad; pero en ese momento pasó algo que marcó mi vida. Descubrí la danza y entonces sentí realmente mi vocación, lo quería ser, me encontré con la felicidad", menciona el bailarín.

"Esto es mi trabajo, mi vida, lo que hago día a día con pasión; es mi carrera", agrega Nájera al hablar sobre lo que la danza significa para él.

Para el profesional este arte lo es todo, menciona que lo que más le gusta es ser un embajador de la cultura, además de dar esperanza a la gente en estos tiempos de violencia.

"Una manera de darle vuelta a la balanza es a través del arte", dice con mucho entusiasmo.

El artista ha tomado clases con muchos maestros extranjeros y esto ha hecho que su técnica se vaya perfeccionando, pero enfatiza que a pesar de todo esto su aporte es dar lo mejor de sí.

"Yo les digo a mis alumnos que todos tenemos una caja de herramientas y entre más tengamos, mejor preparados vamos a estar. Todo lo que aprendo lo voy poniendo en esa caja para dar lo mejor de mi", comenta.

Junto con el baile también está trabajando la sistematización de su técnica. "Soy un apasionado del movimiento, me encanta mucho la investigación y ahora estoy muy relacionado con eso. Estoy empezando a tratar de crear mi propio sistema de danza contemporánea, de estilo contemporáneo", explica.

"Estoy buscando diferentes formas de no hacer lo convencional, de cómo lo puedo adaptar y no sea una simple acrobacia, sino dar un contexto, una dramaturgia. Cada movimiento para mí tiene un porqué. En este momento estoy en una etapa donde me siento muy a gusto, siento que estoy en una buena etapa como ejecutante intérprete", puntualiza.

Este artista de la danza también agrega que disfruta mucho el hecho de ser dirigido, y bailar para la Compañía Nacional del Danza, ya que eso le permite desarrollarse como artista.

Representar al país

Este amante del movimiento no solo ha sobresalido a nivel nacional, también lo ha hecho fuera del país. En julio de este año Nájera estuvo participando en el Festival Deltebre Danza que se realiza en la ciudad de Deltebre, cerca de Barcelona, España.

Este bailarín fue el único representante del país. Es un evento tan importante para la danza contemporánea en Europa en donde llegan varias compañías y reconocidos coreógrafos.

Ahí Nájera tuvo la oportunidad de recibir talleres con importantes personas en el muno de la danza y por su talento también fue elegido entre varios bailarines del mundo para realizar una coreografía dentro de la actividad.

Además recientemente estuvo junto a la Compañía Nacional de Danza en un festival en República Dominicana dando a conocer el trabajo y talento salvadoreño.

"Creo que compartir con gente de otro lado da las herramientas —para la caja de la que hablábamos— vaya más preparada. Ver otras cosas y posibilidades es bueno, para mí fue como un aprendizaje total, fue como romper con todo y es un reto personal", expresa.

"Me pasaba algo esta última vez que fuimos a República Dominicana. Estábamos a punto de salir y estaba con chumpa y veía el escudo de El Salvador, pensaba en ese momento que no solamente es Byron Nájera presentándose, sino que represento a un país", agrega.

Este bailarín añade que estar en el escenario dentro o fuera del país es una de las mejores cosas que le puede pasar a un artista escénico.

"La verdad es cuando uno está ahí es como entrar a otra dimensión. Es cierto que uno está haciendo personajes, pero yo creo que para que eso se vuelva tangible y las personas lo disfruten más uno tiene que vivirlo. Cada vez que se está en el escenario, uno tiene una experiencia de vida diferente", puntualiza.

Al preguntarle qué viene a su cabeza al momento de hacer una coreografía confiesa: "Yo no pienso que estoy haciendo una pieza coreográfica yo pienso que estoy contando una historia, vivir lo que el coreógrafo quiere, porque uno es como un lienzo en blanco en donde el coreógrafo dibuja el paisaje que quiere", manifiesta.

Además recuerda: "Cada vez que estoy en el escenario pienso y trato de tener humildad, que el público pueda verse identificado porque así es de un ser humano hacia otro ser humano", comparte el bailarín.

Nájera también opina que la danza en El Salvador va en evolución y que cada grupo está haciendo su trabajo.

"Cada artista y cada bailarín debe tener su cajita de herramientas, la danza evolucionará dentro de la medida en que todos estemos interesados en que evolucione, pero el primero que tiene que evolucionar soy yo. Si cada uno empieza por trabajar por sí mismo se hace la diferencia", agrega.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación