Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Buon Appetito", las recetas favoritas del papa Francisco

David Geisser, miembro de la Guardia Suiza Pontificia, desvela en un libro los platos preferidos de los últimos pontífices: Francisco, Benedicto XVI y Juan Pablo II

Por el momento el libro "Buon Appetito" solo está disponible en alemán. Foto EDH Las empanadas de carne, la colita de cuadril a la parrilla y el dulce de leche son preferidos por el Papa Francisco. Foto EDH

Por el momento el libro "Buon Appetito" solo está disponible en alemán. Foto EDH Las empanadas de carne, la colita de cuadril a la parrilla y el dulce...

Por el momento el libro \"Buon Appetito\" solo está disponible en alemán. Foto EDH Las empanadas de carne, la colita de cuadril a la parrilla y el dulce de leche son preferidos por el Papa Francisco. Foto EDH

"Buon Appetito" es el título del libro de recetas de un cocinero especial, David Geisser, miembro de la Guardia Suiza Pontificia, que desvela cómo le preparan en el Vaticano al papa Francisco platos como el dulce de leche.

El libro, coescrito por Daniel Anrig y Erwin Niederberger, se ha publicado por el momento en alemán, aunque saldrá a la venta en Italia previsiblemente en enero de 2015 y posteriormente llegará a las librerías de España, Inglaterra y Francia, según explicó Geisser.

El volumen presenta, entre otras recetas, tres menús con tres de los platos favoritos de los últimos pontífices: Francisco, el papa emérito Benedicto XVI y el santo Juan Pablo II.

Además, la explicación del proceso de preparación viene acompañada de una foto que muestra el resultado del suculento manjar.

"Preguntamos a las Secretarías de los papas y nos dijeron sus menús preferidos, compuestos de primer plato, segundo y postre", comentó Geisser.

Así, en la sección dedicada al actual obispo de Roma, los amantes de la gastronomía podrán aprender a cocinar el dulce de leche, una crema caramelizada muy popular en América Latina y "uno de los dulces favoritos" del pontífice argentino, confesó Geisser.

"Se cocina a base de leche, azúcar, bicarbonato, vainilla y un poco de coñac. El secreto está en cocer a fuego lento la leche y el azúcar, removiéndolos para que se mezclen, durante una hora, hasta que el líquido se oscurezca", señaló.

Y prosiguió: "Después, se añadirá la vainilla, el bicarbonato y el coñac, y se mezcla hasta que alcance la consistencia deseada".

El menú que más le gusta a Jorge Bergoglio se completa con dos platos más: las empanadas de carne y la colita de cuadril a la parrilla, una pieza de carne sin hueso que corresponde a la parte baja, externa y transversal del cuarto trasero de la res.

Encargado de contribuir a velar por la seguridad del Estado de la Ciudad del Vaticano y también del papa, Geisser reconoció que "casi todos los días" puede dirigirse a Bergoglio y destacó de él su carácter amable y su placer por la comida.

"El papa Francisco es una persona que disfruta comiendo, siente placer por la comida, sobre todo la argentina, aunque no solo come comida de su tierra, sino que su dieta es variada e incluye también platos italianos", contó.

Por el contrario, Joseph Ratzinger prefería los menús bávaros compuestos de "wurstsalat", una ensalada con salchichas sin piel y cortadas en rodajas finas, acompañadas de tiras de cebollas y aderezadas con vinagre, aceite y sal.

También los filetes de cochinillo y los pasteles con azúcar espolvoreado por encima era habitualmente solicitados por el para emérito.

Los "pierogi", uno de los platos más típicos de Polonia, eran a su vez los favoritos del santo Juan Pablo II, un primer plato "sencillo de cocinar" y cuyas técnicas de elaboración son ahora desveladas por este joven, autor de otros dos libros de recetas.

"Es una pasta rellena, parecida a los ravoli italianos", explicó Geisser, que puede contener en su interior queso, puré de patatas, col, cebollas, carne y huevo duro.

Karol Wojtyla, además, solía comer carne de ave con pimientos y lombarda, y pastel de manzana con canela y azúcar espolvoreado por encima.

Finalmente, el libro incluye las recetas preferidas del secretario de Estado vaticano, Pietro Parolin, del prefecto de la Casa Pontificia, Georg Gänswein, y del cardenal suizo Kurt Koch.

La obra se completa con fotos del interior del Vaticano, de la Guardia Suiza en su día a día y también de los cocineros preparando los menús en la cocina pontificia. —EFE

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación