Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Beatifican a Don Álvaro del Portillo

Evangelización, solidaridad y protagonismo de los laicos, las claves del nuevo beato

Miles de personas se congregaron en Valdebebas para la ceremonia de beatificación de don Álvaro, cuyo proceso de canonización inició en marzo de 2004. En 2012 el papa Benedicto XVI lo declaró Venerable y en 2013 el papa Francisco firmó el Decreto del

Miles de personas se congregaron en Valdebebas para la ceremonia de beatificación de don Álvaro, cuyo proceso de canonización inició en marzo de 2004. En 2012 el papa...

Miles de personas se congregaron en Valdebebas para la ceremonia de beatificación de don Álvaro, cuyo proceso de canonización inició en marzo de 2004. En 2012 el papa Benedicto XVI lo declaró Venerable y en 2013 el papa Francisco firmó el Decreto del Milagro atribuido a su intercesión.

Hoy se celebró en las calles de Valdebebas, Madrid, la ceremonia de beatificación del ingeniero, sacerdote, obispo y primer sucesor del Fundador del Opus Dei, Álvaro del Portillo, quien además fue uno de los protagonistas del Concilio Vaticano II, como impulsor del papel de los laicos en la Iglesia y de la identidad del sacerdote en la sociedad actual.

Con esta beatificación el Papa Francisco desea que "se ponga en evidencia el precioso ejemplo de vida del fiel seguidor y primer sucesor del santo fundador del Opus Dei".

Por eso contó con una amplia representación de toda la Iglesia Universal, formada por decenas de miles de fieles laicos procedentes de 80 países de los cinco continentes y unos 1,200 de sacerdotes que impartieron los sacramentos del perdón y de la comunión.

También concelebraron más de 150 obispos de todo el mundo –desde el Arzobispo de la gran metrópoli de Hong Kong hasta el ordinario de la pequeña diócesis nigeriana de Oyo, o el obispo maronita de Beirut (Líbano)– y 17 cardenales presididos por el delegado del Papa, el Prefecto de la Congregación de las Causas de los Santos, cardenal Amato. Desde los cardenales Pell y Müller del Vaticano, hasta el cardenal de Kinshasa (R.D. Congo).

Acudieron también religiosos y miembros de diversos movimientos eclesiales.

Su labor social

La vida de Álvaro del Portillo según el Romano Pontífice fue "decidida en el testimonio de la perenne novedad del Evangelio, anunciando la llamada universal a la santidad y la colaboración con el trabajo cotidiano a la salvación de la humanidad".

Este mensaje se plasmó especialmente en su constante impulso de iniciativas sociales por todo el mundo.

Hoy son cientos de miles las personas concretas que se benefician del trabajo de las distintas entidades que el futuro beato animó a poner en marcha en los cinco continentes: hospitales en África, capacitación de la mujer indígena en Latinoamérica, formación profesional para adultos en Filipinas, bancos de alimentos en Europa, integración de inmigrantes en EE. UU., etc.

La ceremonia estuvo presidida por el delegado del Papa Francisco, el cardenal Angelo Amato, Prefecto de la Congregación para las Causas de los Santos. Junto a él concelebraron el cardenal Antonio María Rouco, arzobispo emérito de Madrid y Mons. Javier Echevarría, obispo prelado del Opus Dei.

Participó también la familia de José Ignacio Ureta, niño curado por intercesión del nuevo beato. Ellos fueron los encargados de portar las reliquias al altar.

La actos de beatificación comenzaron con una procesión de entrada a las 11:50 (hora Madrid) y terminó aproximadamente a las 14:00 horas.

El momento culminante de la celebración fue la lectura de la declaración de beatificación por parte del delegado del Papa Francisco, el cardenal Amato y consiguiente descubrimiento de la imagen del nuevo beato.

Todos los elementos que tuvieron que ver con la ceremonia fueron sencillos, sobrios y reutilizables. El altar, el ambón y la sede se han aprovechado en otras ceremonias de la Iglesia en España (beatificación de los mártires de Tarragona o la JMJ de Madrid). Y lo que fue necesario fabricar, como la plataforma del altar, estuvo compuesta de estructuras tubulares que tras la ceremonia se desmontaron para volver a utilizarse.

El altar estuvo adornado con una serigrafía del nuevo beato, que se descubrió tras la lectura de la fórmula de beatificación. Y una serigrafía de la Virgen de la Almudena, patrona de Madrid, ante la cual Álvaro del Portillo rezó durante sus años en Madrid.

Unas 600 personas de todo el mundo colaboraron confeccionando lienzos y ornamentos sagrados, entre ellas, varios conventos de clausura. Una vez utilizados se llevarán a iglesias jóvenes o en países con especiales dificultades (como Uganda, Irak, Filipinas –donde tras los tifones muchas iglesias han sido derruidas– o Jerusalén).

La Asociación La Veguilla, que emplea a más de 100 personas con discapacidad intelectual en sus invernaderos, donó las 10 mil flores que adornaron las inmediaciones del altar. El resto fue regalada por una donante guatemalteca.

Cobertura mediática internacional

Para cubrir la celebración se acreditaron más de 200 periodistas de 88 medios de comunicación de 18 países.

Para todas las personas que no estuvieron físicamente en la beatificación, la ceremonia se transmitió por streaming a través de YouTube: www.youtube.com/opusdei.

De la misma manera se emitió en directo por más de 25 televisiones, entre las que estuvo el Centro Televisivo Vaticano y la EWTN, que a su vez compartió su señal con otras televisiones.

Mensaje del Papa Francisco con motivo de la beatificación de Don Álvaro

Carta del Papa Francisco a Mons. Javier Echevarría, Prelado del Opus Dei, con motivo de la beatificación de Álvaro del Portillo
Publish at Calameo or read more publications.

El Opus Dei

La Prelatura de la Santa Cruz y Opus Dei es una institución perteneciente a la Iglesia católica. Fue fundada el 2 de octubre de 1928 por Jose María Escrivá de Balaguer, sacerdote español canonizado en 2002 por Juan Pablo II.

Fue erigida como Prelatura personal el 28 de noviembre de 1982 mediante la Constitución Apostólica 'Ut sit' otorgada por el papa Juan Pablo II.

El término latino "Opus Dei" significa "obra de Dios".

La finalidad del Opus es contribuir a la misión evangelizadora de la Iglesia, promoviendo entre los cristianos una vida coherente con la fe, a través de la santificación del trabajo y el esfuerzo profesional.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación