Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Batallón de payasos en El Salvador

Por sexto año consecutivo se lleva a cabo en nuestro país esta convención de payasos. Los coloridos congresistas participaron ayer en el tradicional desfile de comparsas

Desde San Miguel llegó el payaso Sopladito para participar en la tradicional convención de personajes ingeniosos. Fotos EDH / omar carbonero

Desde San Miguel llegó el payaso Sopladito para participar en la tradicional convención de personajes ingeniosos. Fotos EDH / omar carbonero

Desde San Miguel llegó el payaso Sopladito para participar en la tradicional convención de personajes ingeniosos. Fotos EDH / omar carbonero

Un batallón de payasos invadió ayer por la tarde la plaza Las Américas en la capital. Los integrantes de ese peculiar pelotón llegaron "armados" con divertidos y ocurrentes artilugios y luciendo sus estrambóticas vestimentas, que incluían zapatones, narices rojas, pelucas de vivos colores y trajes holgados de chillantes tonalidades.

Los miembros de este ejército llegaron con dos propósitos: atacar el hastío y hacer sentir su presencia con sus alocadas ocurrencias.

Todos ellos son participantes de la Feria de la Risa, que se lleva a cabo en nuestro país por sexta ocasión.

Después de haber posado para la foto oficial del evento, al pie del emblemático monumento del Salvador del Mundo, los personajes se dispusieron a recorrer parte del Paseo General Escalón.

La caravana tenía de todo, menos formalidad y aburrimiento. Cada paso que daban los payasos estaba marcado por esa magia tan especial que les caracteriza, la cual compartían con las personas, entre chicos y grandes, que se apostaron a lo largo de la concurrida vía.

Mientras hacían su recorrido, los ingeniosos personajes iban haciendo gala de sus destrezas para hacer reír. Algunos bailaban al compás de las cadenciosas notas de una banda musical y de una batucada, otros hacían malabares y algunos demostraban sus habilidades de acróbatas. Los más "tranquilos" se limitaban a sonreír y a hacer divertidos gestos.

A su paso, el desfile dejó una estela de carcajadas, que era evidente en los rostros de quienes formaban el público de la calle.

El paseo de los vivaces personajes concluyó al filo de las 5:00 p.m. en las Fuentes Beethoven. Pero en ese momento la diversión aún no llegaba a su fin. A esa hora comenzó la presentación de comparsas, un show de payasos internacionales y una competencia de canto.

En el espectáculo de extranjeros participaron, entre otros, Llantón, de Costa Rica; Torrejita, de Guatemala, y el mexicano Leolín. Los payasos cantantes fuero Tatito, Chirivisco, Tomi Plin, Raquetilla y Pichingüito. Ellos parodiaron algunos temas muy reconocidos. Los resultados de esta competición serán conocidos mañana jueves, último día de la convención.

Según el payaso Cabalín, uno de los organizadores de esta convención, la VI Feria de la risa tiene como propósito capacitar en diferentes aspectos a los llamados "reyes de la risa".

"El objetivo general es reunir a payasos de Latinoamérica para proveerles herramientas esenciales para entrenarlos en el arte de ser payasos", manifestó Cabalín.

Esta reunión anual continuará este día con diferentes actividades, entre ellas los talleres de magia, globoflexia (figuras hechas con globos) y de expresión corporal y la elección de Miss Payasa, y concluirá mañana jueves con un acto de entrega de premios y de clausura.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación