Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Aumentan compras en línea y también los riesgos

b Se estima que para el 2016 las ventas en línea aumentarán en un 15 % en comparación con 2012, lo que implica un aumento de los peligros de estafa b Toda operación que se realiza en la red nutre una base de datos, por lo que es muy importante estar

Aumentan compras en línea y también los riesgos

Aumentan compras en línea y también los riesgos

Aumentan compras en línea y también los riesgos

Comprar es un acto que rebasa por mucho la transacción de intercambiar dinero por mercancía. Este hecho implica estar expuesto a una cantidad infinita de información y ser víctima de un sinfín de esfuerzos de seducción y exposición a la mirada atenta de quienes buscan sacar algún provecho a expensas de uno.

De acuerdo con José Porto, director regional de ventas de CALA en Blue Coat Systems, las ventas en línea han aumentado considerablemente y son una versión aparentemente más cómoda que la visita a un centro comercial o una tienda.

"Se estima que para 2016 las ventas en línea aumentaran en un 15 % en comparación a lo que representaron en 2012. Esto significa que cada comprador en 2016 gastará más en promedio de lo que gastaba en 2012. Un 44 % de aumento", afirma.

Sin embargo, esto también implica una serie de riesgos y desventajas ya que el comprador ingresa información sobre sus cuentas bancarias y sus preferencias, lo que deja un antecedente de información interesante para los cibercriminales.

Crecen las ventas

Según datos proporcionados por la empresa Blue Coat System, los hombres son más propensos a navegar por los sitios de Internet para encontrar lo que están buscando.

Por otro lado, el 42 % de los compradores en línea pagan con tarjeta de crédito, el 29 % con tarjeta de débito y el 16 % utilizan una forma alternativa de pago. Además el 7 % utiliza una tarjeta de prepago o certificado de regalo y 6 % la tarjeta de crédito de la tienda en la que está comprando.

Otros datos interesantes son que el 42 % de las personas que compran en Internet, lo hacen porque piensan que hay mejores precios en línea y el 45 % de los nacidos entre 1980 y el año 2000 (la generación Y o la generación del milenio), pasan más de una hora en sitios web de compras.

También se afirma que las madres nacidas en esta generación, pasan 17.4 horas a la semana en redes sociales (cuatro horas más que el resto de las madres).

"Estos datos, más allá de resultar curiosos se antojan inútiles. Sin embargo, revisándolos bien podemos ver que implican el movimiento no sólo de grandes sumas de dinero, sino de una inmensa cantidad de información", explica Porto.

Y es que si se analiza bien, el hecho de pagar, ese inevitable acto que pone punto final a toda transacción comercial, deja su huella en el mundo actual. Basta dar un vistazo al día a día.

Piense cuántas veces firma por una compra que paga con la tarjeta de crédito, ese voucher no es solo la autorización de la transacción, es también un documento que testifica el registro de lo que adquiere, la hora y el lugar de la compra, cuánto crédito disponible le queda en su tarjeta de crédito (o cuánto dinero le queda en la tarjeta de débito). Y es sólo un eslabón en una larga cadena con la que se podría recrear el recorrido por las calles de la ciudad.

"Los riesgos que quedan abiertos al efectuar estas transacciones y arrojar más información a las bases de datos de los bancos y negocios donde hacemos las compras son muchos y muy variados", añade José Porto.

Según Kaspersky Lab, el número de usuarios de Internet que sufrieron ataques de phishing en 2013 creció de 19.9 millones a 37.3 millones, un aumento del 87 %.

Los más atacados

Facebook, Yahoo!, Google y Amazon estuvieron entre los principales blancos de los ciberdelincuentes.

Eso significó $687 millones en pérdidas, en seis meses, por ataques de phishing, pero además el robo cibernético de bases de datos aumentó en un 69 %.

Si se considera que toda operación que se realiza en la red, o que al hacerla atraviesa la red (como pagar con la tarjeta de crédito) nutre una base de datos, es fácil advertir porqué es tan importante estar protegidos no sólo como individuos sino como empresas en aquellos lugares donde los individuos utilizan la red –entre otras cosas- para comprar en línea.

Ante este panorama, muchas empresas han desarrollado soluciones que previenen a los usuarios de ser presas de sitios de phishing ya que logran identificar las redes de malware desde donde se pretende engañar a los usuarios para entregar su información personal.

Blue Coat también ofrece el mismo nivel de protección, y de forma gratuita, para usuarios individuales en sus equipos personales a través de la solución K9. Esta puede ser descargada del sitio k9web protection.com y está disponible para escritorios, laptops y dispositivos móviles.

Para determinar si está comprando en un sitio web seguro y de confianza, Microsoft también ofrece importantes recomendaciones.

Lo primero es buscar indicios de que la empresa es legítima. Una manera de hacerlo es averiguar qué dicen otros compradores. Sitios como Epinions.com o BizRate ofrecen evaluaciones de clientes que le pueden ayudar a determinar la legitimidad de una empresa.

Por otro lado también busque los sellos de aprobación de terceros. Debe saber que las empresas solo pueden mostrar estos sellos en sus sitios si se ajustan a un grupo de estándares estrictos sobre, por ejemplo, el modo en que se puede usar la información personal.

Existen dos sellos que debe buscar: BBBOnline (Better Business Bureau Online) y TRUSTe. Si los encuentra, haga clic en los mismos para asegurarse de que le dirigen a las organizaciones que los han creado. Sin embargo, no está de más saber que algunos vendedores sin escrúpulos muestran dichos logotipos en su sitio sin permiso.

Otra buena práctica es buscar indicios de que el sitio web protege sus datos. En el sitio web donde facilitará la información de su tarjeta de crédito u otra información personal, busque la letra "s" después de http en la dirección de dicha página. El cifrado es una medida de seguridad que codifica sus datos mientras recorren Internet.

Asimismo, asegúrese de que haya un pequeño candado cerrado en la barra de direcciones o en el extremo inferior derecho de la ventana.

También ayuda usar filtros que le adviertan sobre sitios web sospechosos. Estos le advierten sobre sitios de suplantación de identidad (phishing) denunciados y le impiden visitarlos. Ejemplos de estos son el SmartScreen Filter y el Phishing Filter de Internet Explorer.

Finalmente mantenga su explorador web actualizado. Algunos exploradores ofrecen una capa adicional de protección para los sitios web que usan Certificados SSL de validación ampliada. La barra de direcciones se torna verde y aparece la palabra "https" y un candado cerrado.

Estos certificados garantizan que la comunicación con un sitio web es segura, pero además incluyen información acerca de la legitimidad del sitio web, que ha sido confirmada por la Entidad de Certificación (CA, por sus siglas en inglés) que emite el Certificado SSL.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación