Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Video

Se aproxima el fin del experimento submarino de Fabien Cousteau

Cousteau dijo que los científicos de la Universidad Internacional de Florida y la Universidad Northeastern que se sumaron a su "Misión 31" han tenido un acceso sin precedente a un arrecife de coral

Fabien Cousteau saluda desde la Base Aquarius Reef, un laboratorio a 20 metros (63 pies) debajo del nivel de las aguas de Key Largo.

Fabien Cousteau saluda desde la Base Aquarius Reef, un laboratorio a 20 metros (63 pies) debajo del nivel de las aguas de Key Largo.

Fabien Cousteau saluda desde la Base Aquarius Reef, un laboratorio a 20 metros (63 pies) debajo del nivel de las aguas de Key Largo.

A Fabien Cousteau le queda una semana de su experimento submarino de 31 días en los cayos de Florida y no está precisamente ansioso por volver a la superficie.

"Si acaso, me aterra el poco tiempo que nos queda", afirmó. "Me siento realmente cómodo y feliz aquí abajo".

En una entrevista el martes con The Associated Press desde la Base Aquarius Reef, a 20 metros (63) bajo las aguas de Key Largo, Cousteau dijo que los científicos de la Universidad Internacional de Florida (UIF) y la Universidad Northeastern que se sumaron a su "Misión 31" han tenido un acceso sin precedente a un arrecife de coral.

Dijo que los investigadores "han logrado recoger en dos semanas datos que les habrían tomado más de seis meses debido a que estaban aquí, viviendo debajo del agua. Esto resalta la importancia de un hábitat para la investigación científica".

Un equipo de camarógrafos e investigadores se sumergió junto con Cousteau el 1 de junio al laboratorio submarino Aquarius. A mitad de la misión, los investigadores de la UIF dejaron su lugar a los de la Northeastern, que volverán a la superficie el 2 de julio junto con Cousteau. Han estado estudiando los efectos del cambio climático y los contaminantes - como fertilizantes - en los arrecifes.

Aquarius, de propiedad federal y operado por la UIF, permite a los investigadores sumergirse durante horas sin necesidad de regresar a un bote o someterse a descompresión. El laboratorio incluye comodidades para seis personas.

Cousteau concibió "Misión 31" como homenaje a los experimentos de la década de 1960 de su abuelo, el pionero de la exploración oceánica Jacques Cousteau.

Aquellas tres misiones se propusieron en parte explorar la posibilidad de colonizar los océanos. Después de casi un mes sin luz solar, Cousteau dijo que vivir bajo el agua a largo plazo era técnicamente posible, aunque podría no ser financieramente factible en gran escala.

"Es una gran plataforma para ciencia, educación, filmación, este tipo de cosas", afirmó.

La misión ha sido transmitida en vivo en línea y ha transcurrido sin ningún problema médico ni técnico serio, aparte de una falla del aire acondicionado una noche.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación