Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Antigua tumba griega contenía al menos cinco cadáveres

La excavación de tres meses en la antigua Anfípolis, 600 kilómetros al norte de Atenas, puso al descubierto tres cámaras abovedadas detrás de una fachada decorada con dos grandes esfinges de mármol

Imagen difundida por el Ministerio de Cultura de Grecia, que muestra fotografías de huesos que corresponden a los resaltados en negro en una gráfica del esqueleto humano.

Imagen difundida por el Ministerio de Cultura de Grecia, que muestra fotografías de huesos que corresponden a los resaltados en negro en una gráfica del esqueleto humano.

Imagen difundida por el Ministerio de Cultura de Grecia, que muestra fotografías de huesos que corresponden a los resaltados en negro en una gráfica del esqueleto humano.

Los huesos humanos encontrados en una fastuosa tumba antigua hallada en el norte de Grecia pertenecieron al menos a cinco personas, entre ellas una mujer mayor y un bebé, informaron las autoridades griegas el lunes.

La excavación de tres meses en la antigua Anfípolis, 600 kilómetros (375 millas) al norte de Atenas, puso al descubierto tres cámaras abovedadas detrás de una fachada decorada con dos grandes esfinges de mármol.

En el interior, los arqueólogos encontraron un par de estatuas de mujeres jóvenes —de tamaño mayor al real— y un piso de mosaico que representaba el rapto de la diosa Perséfone por Hades, rey del inframundo.

El Ministerio de Cultura no tiene claro todavía cuando murió cada una de las cinco personas, cuándo fueron enterradas o si la tumba fue construida para todas.

La tumba —completamente saqueada— se ha fechado entre los años 325 de Nuestra Era —dos años antes de la muerte del antiguo rey guerrero griego Alejandro el Grande— y 300 de Nuestra Era, aunque algunos arqueólogos creen que podría ser mucho más tardía.

Los expertos han conjeturado que la tumba pudo haber sido construida para un general o un pariente de Alejandro, quien fue sepultado en Egipto.

El Ministerio de Cultura precisó el lunes que los huesos pertenecieron a una mujer de 60 años que sufría de osteoporosis y problemas hormonales, un recién nacido de sexo indeterminado, dos hombres de 35 a 45 años —el más joven murió de heridas de arma blanca— y un cuarto adulto cuyo cadáver, a diferencia de los otros, fue incinerado.

Se espera que haya más pruebas para datar los restos y determinar si los muertos estaban relacionados entre sí.

La excavadora en jefe Katerina Peristeri, quien respalda la teoría de que un general de Alejandro fue enterrado allí, insistió inicialmente en que la tumba no había sido saqueada, pero luego cambió de opinión y dijo que la cámara funeraria sí se encontró saqueada.

Alejandro el Grande, quien construyó un imperio desde lo que hoy es Grecia hasta India, murió en Babilonia y fue sepultado en la ciudad de Alejandría, fundada por él. La ubicación exacta de su tumba es uno de los mayores misterios de la arqueología.

Sus generales pelearon durante años para defender el imperio, durante guerras en las que la madre de Alejandro, su viuda, un hijo y un medio hermano fueron asesinados, la mayoría cerca de Anfípolis.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación