Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El añil se adapta a moda cosmopolita

Los diseños forman parte de los productos de Sol Azul, donde la directora creativa es Vanessa Mazorra.

Los diseños forman parte de los productos de Sol Azul, donde la directora creativa es Vanessa Mazorra.

Los diseños forman parte de los productos de Sol Azul, donde la directora creativa es Vanessa Mazorra.

En El Salvador uno de lo mayores atractivos en cuanto a moda se refiere son las prendas de vestir teñidas con el colorante que proviene del añil, las cuales han obtenido mucha atención a nivel nacional e internacional.

Una innovadora línea de ropa fue presentada por Vanessa Mazorra, de Sol Azul Índigo Fashion, durante una pasarela en La Gran Vía.

El artista Mauricio Bonilla también tuvo la oportunidad de mostrar algunos diseños de su autoría en el evento, organizado por la Asociación de Exbecarios de los EE. UU.

"Tinte y Glamour" se llamó el evento que fue organizado a beneficio del programa "La Fuerza de 100,000 en las Américas", de la Embajada de los Estados Unidos.

"La idea de hacer esta pasarela nació porque en la Asociación de Exbecarios de los EE. UU. parte de nuestra misión es ayudar a los nuevos becarios, entonces estamos trabajando con este proyecto que el presidente Barack Obama ha implementado para Latinoamérica", declaró Bonilla, quien expuso por su parte las prendas masculinas.

Vanessa Mazorra es una emprendedora que ha logrado destacar por su talento en la elaboración de prendas teñidas que sobrepasan lo común, ya que ella adapta el añil a las nuevas tendencias en moda que surgen en todo el mundo.

"Esto es algo nuestro, el añil, el índigo, es algo que tenemos desde hace tiempo... todo en azul es interesante, acá ninguna pieza es igual, es única", explicó Mazorra.

"Nuestros diseños son innovadores y exclusivos, lo que hace a nuestro producto diferente al de los demás, ya que a pesar de ser artesanalmente producidos, estos están apegados a las exigencias del mercado de la moda y son actualizados de forma continua", detalla la web de Sol Azul.

"Cuesta un poco la producción, porque es un trabajo como a pincel, para que todo quede a sus tonos, disminución o los más fuertes, es un trabajo arduo, un trabajo único en donde todas las piezas son distintas", agregó Bonilla.

Los productos están a la venta en Sol Azul, en Almacén Pacífico, o puede contactarse con las diseñadoras a través de solazul.com.sv/beta/.

En cuanto a "La Fuerza de 100,000 en las Américas", Marta de Carranza, directora del programa explicó: "Actualmente hay 27 becarios gracias al financiamiento o contribuciones de distintas fuentes, queremos recaudar fondos y poder enviar más salvadoreños a los EE. UU.".

Al proyecto muchas empresas están contribuyendo para ayudar a los involucrados, dijeron los representantes.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación