Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Angelina Jolie: Louis Zamperini me cambió

La actriz se ha sumergido en la película "Unbroken", su segundo proyecto como directora de cine

Angelina Jolie en el plató de "Unbroken" en una imagen proporcionada por Universal Picture.

Angelina Jolie en el plató de "Unbroken" en una imagen proporcionada por Universal Picture.

Angelina Jolie en el plató de \"Unbroken\" en una imagen proporcionada por Universal Picture.

NUEVA YORK. En una vida que ha sido notable por sus múltiples metamorfosis- de estrella del cine, a mujer fatal gótica, a embajadora de Naciones Unidas, a madre de seis hijos, a activista contra el cáncer de mama- la más reciente encarnación de Angelina Jolie es la de cineasta con su cinta Unbroken.

Pocas veces un actor, especialmente de la talla de Jolie, se ha entregado tan de lleno al otro lado de la cámara. Jolie estrenará su segundo proyecto como directora, la historia de la Segunda Guerra Mundial "Unbroken", que llega tras su drama sobre la guerra en Bosnia "In the Land of Blood and Honey". De hecho ya ha filmado la que será su próxima película (un drama íntimo sobre un matrimonio en el que actúa con su esposo Brad Pitt), y tiene planes para una cuarta película, "Africa", sobre la caza ilegal de elefantes. Aunque al mismo tiempo desaparecido virtualmente de la pantalla, la única película en la que ha actuado en cuatro años fue "Maléfica".

La transformación es total, pero su nuevo título le crea algunas dudas.

"Todavía me da pena decir que soy una directora cuando alguien dice '¿a qué te dedicas?' No sé si me lo he ganado", dijo Jolie en un par de entrevistas recientes, una en un hotel de Manhattan y la otra por teléfono. "Amo dirigir, me gusta mucho más que actuar".

Es poco probable que Jolie sea asediada por preguntas sobre su ocupación. Pero por si hubiera dudas, el alcance de "Unbroken", un drama clásico sobre la guerra, una película de prestigio con un elenco poco convencional que será estrenada en Navidad en medio de la temporada de premios, deja en claro su ambición.

"Si me hubieras dicho hace unos años '¿qué tipo de película quieres?' Nunca habría dicho una película con ataques de tiburón, bombardeos y Juegos Olímpicos", dijo Jolie. "Habría elegido algo muy íntimo llevado por los personajes, pero me enamoré de esta película".

La historia trata de Louis Zamperini, quien antes de enlistarse en la Fuerza Aérea para combatir en la Segunda Guerra Mundial fue un corredor en las olimpiadas de Berlín 1936. Durante la guerra su avión B-24 se desplomó en el Pacífico. Él y dos de sus compañeros de tripulación sobrevivieron en una balsa en el mar por 47 días, hasta que fueron capturados por los japoneses y llevados a un campo de prisioneros de guerra.

La increíble vida de Zamperini fue retratada en un popular libro de 2010 de Laura Hillenbrand, aunque la historia había sido considerada en Hollywood desde 1956, cuando Universal Pictures compró los derechos de las memorias Zamperini con el plan de hacer una película protagonizada por Tony Curtis.

"Si la estuvieran peleando realmente no habría tenido una oportunidad", dijo Jolie, quien tuvo que convencer a Universal de que podría manejar un proyecto mucho más grande que la independiente "In the Land of Blood and Honey". Jolie se sintió profundamente conmovida por el guion (que fue reescrito por los hermanos Coen) y el libro de Hillenbrand.

"No fue que me pareciera que yo fuera la directora más experimentada", indicó. "Simplemente era que me importaba mucho, mucho".

Los colegas de Jolie coinciden y dicen que la película es algo muy personal para la cineasta de 39 años.

"Obviamente no conoce mucho de los aspectos técnicos de la cinematografía como algunas personas como Joel o Ethan (Coen), pero aprende muy rápido y es muy apasionada al respecto", detalló el director de fotografía Roger Deakins, el cinematógrafo de los Coen quien también filmará "Africa". —AP

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación