Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Analizarán la situación del español en EE. UU.

La Biblioteca del Congreso en Washington reunirá a un grupo de intelectuales por tres días desde hoy viernes

Los académicos discutirán la realidad del idioma en la Biblioteca del Congreso. foto EDH

Los académicos discutirán la realidad del idioma en la Biblioteca del Congreso. foto EDH

Los académicos discutirán la realidad del idioma en la Biblioteca del Congreso. foto EDH

No es extraño escuchar a salvadoreños en EE. UU. que en la jerga diaria, con su uso del español, le llamen "carpeta" a una alfombra, "bas" al autobús, "cell" al teléfono móvil o celular, y un sinfín de modificaciones del castellano transformado y deformado; acotado entre frases con un "okay" para indicar o no que se está de acuerdo.

Esas y otras cuestiones referentes al uso del español en Estados Unidos serán discutidas durante tres días, en el primer congreso de la Academia Norteamericana de la Lengua Española, ANLE, que albergará la Biblioteca del Congreso en Washington desde hoy, viernes 6 de junio.

Académicos procedentes de universidades, representantes de medios de comunicación en español y de la institución que dicta las reglas del idioma, la Real Academia Española de la Lengua, RAE, analizarán los desafíos del segundo idioma de uso en ese país, después del inglés, con más de 50 millones de inmigrantes hispanohablantes. Este primer congreso tiene como lema "Unidad en la diversidad".

Para el académico Luis Alberto Ambroggio, presidente del capítulo Washington de la institución rectora del español y uno de los organizadores del encuentro -donde participaran destacadas figuras del mundo literario e intelectual de más de 10 países latinoamericanos y del reino de España-, este primer Congreso del español en EE. UU. es un hecho histórico, por abrir una discusión sobre el porvenir de esta lengua de rápida expansión y transformaciones en un contexto bilingüe.

"Este primer congreso de la ANLE, que celebra el 40º aniversario de su fundación, es un evento histórico que tendremos el honor de llevar a cabo en la capital de nuestro país, el segundo país hispanohablante del mundo… Thomas Jefferson y Juan Ramón Jiménez estarían de fiesta", agrega.

Jefferson (1743 – 1826), tercer presidente de EE. UU., conservaba como uno de sus libros de cabecera el clásico "Don Quijote de la Mancha", de Miguel de Cervantes (1547 – 1616), que recomendaba leer, libro que junto a su tesoro bibliográfico personal, pasó a formar parte de la Biblioteca del Congreso, que él fundó.

Y el premio Nobel de literatura, Juan Ramón Jiménez (1881 – 1958), quien fue profesor de la Universidad de Maryland, en la década de 1940 y miembro del Cosmos Club de Washington DC, abrió las puertas al español en la capital estadounidense que ahora acoge este congreso.

En la apertura del conclave a realizarse en el Salón Momford del edificio Madison, dictará una conferencia magistral el director de la Real Academia Española de la Lengua, RAE, José Manuel Blecua, que asiste como invitado de honor al evento. La institución que dirige desde 2010 fue fundada en el año 1713, por Juan Manuel Fernández Pacheco, marqués de Villena, quien fue también su primer director.

Durante todo viernes y sábado, unos 80 ponentes dictarán conferencias, realizarán estudios de cátedra sobre la enseñanza, uso y escritura del español en Estados Unidos y los alcances de esta lengua considerada también como la segunda en uso internacional con más de una veintena de países hispanohablantes en el hemisferio occidental y Europa; también una de las pujantes en la producción literaria y la industria del libro.

Las metas

Desde su fundación en 1973, la filial de la RAE en la Unión Americana tiene entre sus estatutos, cumplir con ocho objetivos que contemplan el estudio e implementación de las reglas normativas de la lengua española en EE. UU.

Preservar el uso del idioma, con promoción y difusión entre los hispanohablantes; ampliar los criterios y normas de corrección para justificar y clarificar su uso; y cuidar que la adaptación de las necesidades de los hispanohablantes en ese país no afecte la unidad y comprensión del idioma en el mundo hispánico.

Asimismo, proveer referencias actualizadas a las instituciones públicas y privadas estadounidenses para conservar un legado del idioma acorde a las normas de la RAE y del idioma en los países hispanohablantes.

A ello se suma la implementación de la enseñanza del español tanto en centros académicos como escuelas, como forma de promoción de la cultura hispánica y de fortalecimiento de las relaciones entre la RAE y la Asociación de Academias de la Lengua Española.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación