Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Acné en edad adulta, un problema frustrante

El ácido salicílico y peróxido de benzoilo se usan para tratar este problema

Con el acné lo mejor es consultar a un especialista para que le recomiende los cuidados y productos adecuados según cada caso. Foto EDH /

Con el acné lo mejor es consultar a un especialista para que le recomiende los cuidados y productos adecuados según cada caso. Foto EDH /

Con el acné lo mejor es consultar a un especialista para que le recomiende los cuidados y productos adecuados según cada caso. Foto EDH /

El acné, tan temido por jóvenes como por adultos, es un término que según Mia Holm, educadora senior para Latinoamérica de Dermalogica, puede ir desde tener puntos negros hasta comedones. Esto es protuberancias con abundante secreción que hacen que la piel luzca roja e hinchada.

Este problema que para muchos es propio de la adolescencia, según la profesional está afectando a un gran número de adultos de entre 30 y 40 años que no lo padecieron en edades tempranas. Lo sufren más quienes tiene la piel grasosa y desgraciadamente a esta edad éste es más persistente que en los jóvenes.

"Existen varios factores que pueden desencadenar el acné, entre ellos los procesos hormonales, el factor genético, no cuidar la piel debidamente y el estrés crónico", explica Holm. Este último es el principal catalizador del acné adulto ya que cuando envía señales a las glándulas suprarrenales incrementan la producción de sebo creando las condiciones perfectas para que se desarrolle el padecimiento.

Pero si bien el estrés el uno de los principales detonantes, existen otros factores que contribuyen al aparecimiento de granos como el caso de la producción excesiva de aceite, la acumulación de células muertas de la piel, las bacterias y la inflamación. Para controlar los brotes, cada uno de esos problemas debe ser tratado, de preferencia con productos especializados y adecuados para cada caso.

Los tipos

De acuerdo con la experta, hay cuatro diferentes tipos de acné. El primero es el menos severo y puede tratarse con productos de limpieza.

El segundo es más agresivo pues presenta una infección en el folículo piloso. Los dos últimos son más agresivos y de tipo genético, tanto que el cuarto requiere el uso de antibióticos orales o tópicos así como otros medicamentos recomendados por el dermatólogo.

"En este último caso ya no se trata solo como acné, sino que presenta también algún tipo de deshidratación, por lo que se debe buscar un hidratante que no interfiera con la medicación ni que le provoque grasa", explica Holm.

Para cuidar la piel Holm recomienda limpiar la cara por la mañana y por la noche, además se debe usar un exfoliante adecuado para cada tipo de acné. Es bueno saber que entre más severo es este, el exfoliante debe ser más suave. "Esto se debe a que son productos granulosos y al aplicarlos en el rostro se estimula el grano. Por eso no se recomiendan en los acné tipo 3 o 4", explica.

Después de eso se pueden aplicar productos que prevengan los brotes, tener una hidratación adecuada y desde luego protección solar.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación