Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Entre cuestionamientos técnicos la alcaldía abre el mercado Cuscatlán

Concejales  ignoran si edificio soportará el peso de los 700 puestos de venta y biblioteca.

ctv-3tw-mercado

SAN SALVADOR. Mientras la alcaldía capitalina inauguraba anoche el mercado Cuscatlán, un  concejal mostró su preocupación porque no se aclaró de forma técnica si el edificio puede soportar el peso de 700 puestos de venta construidos este año y por otras dudas que no han sido respondidas por el alcalde.

El concejal de San Salvador Edwin Zamora cuestionó que el alcalde no haya dado cifras transparentes sobre el costo del inmueble, los costos de reparación y la capacidad de la infraestructura.

“Vimos con mucha preocupación cuando llegó el proyecto al concejo, porque no tenía ningún estudio económico al respecto. Él (alcalde) planteó alquileres de 85 mil dólares mensuales por 25 años mas IVA, además  los gastos de mantenimiento del local”, dijo Zamora.


“Él (alcalde) aseguró que caben 700 puestos de venta en el mercado. Nosotros hemos pedido con preocupación un detalle sobre como se asignarían estos puestos, que si el edificio es seguro para poder soportar el peso de estos 700 puestos de venta, porque según tenemos entendido, originalmente el edificio no fue construido para este propósito”, recalcó.

Zamora dijo que pidieron un informe a la Oficina de Planificación del Área Metropolitana de San Salvador  (OPAMSS), que autorizó usar dicho edificio como mercado. No han recibido el informe.

En septiembre pasado, este periódico también solicitó a la OPAMSS los expedientes del proyecto, nombrado como mercado Cuscatlán. Sin embargo dicha entidad argumentó que el acceso a estos documentos estaba restringido a los dueños de la iniciativa y del inmueble y que, para revisarlos, se necesita de un permiso especial de cualquiera de ellos.

“Ha pasado más de un año que se ha estado pagando $85 mil dólares mensuales, incluyendo otros gastos y eso equivale a alrededor de un millón de dólares, más alrededor de 700 mil dólares en remodelaciones, eso para la alcaldía representa cerca de dos millones de dólares y todavía no se ha recibido un sólo centavo”, recalcó Zamora.

El concejal dijo que quisieran que el proyecto tuviera éxito, pero no cuentan con estudios económicos, ni de mercadeo, ni de factibilidad que garanticen que así será.

“Con la inauguración de ahora (ayer), que por cierto ya tiene 8 meses de atraso de la fecha inicial que él ofreció, queremos ver si se logró llenar y si es rentable para los inquilinos este mercado”, manifestó Zamora.

El concejal detalló que pidieron al alcalde un estudio técnico de funcionamiento del mercado, pero aprobaron la creación del mercado sin tomar en cuenta a varios concejales.

También dijo que pidieron una explicación de quiénes serían las personas a las que se les asignarían los puestos. Esto tampoco se explicó.

Otra de las criticas de Zamora es que la instalación de una biblioteca en el mercado Cuscatlán fue inconsulta y no se le informó al concejo en pleno.

El contrato

El contrato de arrendamiento a 25 años plazo que firmó el alcalde capitalino con la sociedad Desarrollo Universal, S. A. de C. V., establece que el alquiler sería efectivo a partir del 15 de enero de 2016 y que, al final del plazo, la alcaldía podría adquirir el edificio pagando otros $10,000.

En el mismo documento se establece que mensualmente se pagarían $85,000 por el alquiler del edificio.

Cuando el alcalde hizo el lanzamiento del proyecto, dijo que el valor del edificio ascendía a $7 millones.  Pese a ello, el balance 2008 de la Sociedad Desarrollo Universal S.A., dueña del edificio, inscrito en el Centro Nacional de Registros (CNR), demuestra que el inmueble tiene un valor de $828 mil.

Otro de los problemas que enfrentará la comuna es la posición de los vendedores informales del centro, quienes han manifestado que se trasladarán definitivamente al nuevo mercado hasta enero próximo, expresando que están en temporada alta para vender sus productos en las calles y aceras en las que han permanecido.

Incluso, el dirigente de la Coordinadora Nacional de Vendedores Pedro Julio Hernández, manifestó que la inauguración del nuevo mercado podría realizarse sin ningún problema, pero “que se trasladen es otra cosa”.

Valor inicial del edificio sería de $7 Mlls.y al final costará más de $22 Mlls.

El principal cuestionamiento que se hace al proyecto del nuevo mercado Cuscatlán, es el costo que ha pagado y continuará pagando la municipalidad capitalina.

En enero pasado, cuando el alcalde capitalino presentó a los medios de comunicación las instalaciones que albergarían el mercado, afirmó que se había adquirido en $7 millones.

Posteriormente se conoció que por cada mes la municipalidad pagaría $85 mil dólares en concepto de alquiler del inmueble.

Las criticas surgieron por diputados opositores que cuestionaban que la comuna pagara con los impuestos de los contribuyentes esa suma de dinero, para un edificio que no era rentable por no estar en operaciones.

Sin embargo, la municipalidad continuó con los trabajos de reparación del edificio por todo el año, sumando pago de alquiler por más de un millón de dólares. A esto se le agrega el pago del IVA.

Las estimaciones sobre los pagos mensuales indican que el costo final del edificio sería de $22..5 millones de dólares.

Esto debido a que el contrato de arrendamiento con promesa de venta hecho por la municipalidad con la empresa Sociedad Desarrollo Universal S.A. de C.V, propietaria del mismo, es de 25 años.

Dicho contrato indica que al finalizar el plazo de arrendamiento la comuna pagará $10,000 dólares para hacerse del edificio.

Uno de los cuestionamientos hechos es que la alcaldía no ha informado del costo total de las reparaciones del edificio, ya que recientemente el alcalde informó que sufrió daños durante el terremoto de 2001.

Tampoco se sabe cuanto se invirtió en construir los puestos que ocuparán los vendedores.

Lea además
Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación