Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Después de 4 años inician las obras en el penal de Izalco

Los trabajos de construcción del presidio fueron abandonados en 2011. En el 2013 Centros Penales dijo que la fase II del proyecto terminaría primero; sin embargo, esa aún está en licitación y será la etapa III que se ejecute antes

Construcción, penal Izalco,

San Salvador, 20 de agosto de 2015. | Foto por Leonardo González

Centros Penales y otras autoridades del Gobierno anunciaron ayer el inicio de las obras del penal de Izalco que fueron abandonadas en 2011.

Después de cuatro años de permanecer paralizada la construcción de un sector del centro penal de Izalco, ubicado en el departamento de Sonsonate, la Dirección General de Centros Penales y autoridades del Gobierno anunciaron que se reanudarían los trabajos  de la fase III que estaban abandonados.

La construcción de esa estructura carcelaria fue paralizada en mayo de 2011, según las autoridades penitenciarias, por problemas financieros de la constructora.

Si bien la fase III inició ayer, aún se encuentra pendiente de licitar la fase II del proyecto, que según autoridades del Gobierno, costaría más de $6 millones de dólares.

El 2 de octubre de 2013, las autoridades penitenciarias dijeron que la fase II sería terminada y que posteriormente continuarían con la fase III del penal, para lo que se destinarían $12.5 millones.

Préstamos autorizados previamente
Sin embargo, la realidad es otra. Será al revés: primero ejecutarán la fase III y quedará pendiente la fase II.

En octubre de 2013, la Asamblea Legislativa autorizó al entonces ministro de Justicia y Seguridad, Ricardo Perdomo, formalizar un préstamo internacional por $71 millones con el Banco Centroamericano de Inversión Económica (BCIE), para financiar el “Programa de Fortalecimiento del Sistema Penitenciario en El Salvador”.

El fondo se destinaría para la implementación de proyectos orientados al desarrollo de infraestructura y equipamiento de las cárceles, con el objetivo de aumentar la capacidad instalada del sistema penitenciario para albergar a nuevos privados de libertad.

Ayer, el vicepresidente de la República, Óscar Ortiz, manifestó que dicha fase costará más de $8 millones de dólares y que será financiada por el  Banco Centroamericano de Integración Económica (BCIE).

Aunque Centros penales  dijo que el proyecto durará 10 meses y que finalizaría en julio de 2016, aún no se ha adjudicado la licitación para comenzar a construir la infraestructura de la II etapa, lo que podría ocasionar que el proceso se alargue y no sea terminado tal como lo anunciaron ayer. 

Al final la ejecución de la fase II y III costaría $16 millones de dólares, aseguró el vicepresidente de la República. 

Espacio para los más peligrosos
Añadió que los reos que se encuentran en fase de confianza también realizarán obras de construcción dentro del penal de Izalco.

Por otra parte, Ortiz manifestó que con la construcción de la cárcel, se pretende que “los reos de alta peligrosidad sean recluidos en las mismas celdas y lo mismo aplicaría para los internos con baja peligrosidad sin importar el número (pandilla) al que pertenezcan”.

La construcción generará 340 empleos directos y 700 indirectos, aseguraron las autoridades de penales.

Por su parte el actual ministro de Justicia y Seguridad, Benito Lara, dijo que con la construcción del penal habrá más de 2000 nuevos espacios “que permitirán disminuir el hacinamiento carcelario” con el que cuenta el país en la actualidad.

El complejo penitenciario de Izalco contará con tres módulos con capacidad para albergar a 672  reos, en celdas de 12 internos. Se estima que la capacidad general del reclusorio sea de 2,016.

La obra incluye techos, electricidad, partes estructurales, dotación de cisternas, muros perimetrales.

Además contará con más de 100 cámaras en circuito cerrado de televisión para la vigilancia del penal.

Abrimos este espacio para el fomento de la libre expresión, que contribuya al debate y a la crítica constructiva. Te invitamos a hacer buen uso y a leer las normas de participación