Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Votar por quienes lo merecen

El 1 de marzo podremos elegir con entera libertad, a quienes nos van a representar en la Asamblea Legislativa: aquellos que merezcan ocupar una curul en los próximos tres años, por su capacidad académica, desempeño profesional, moralidad e instrucción notorias. Un avance de nuestra joven democracia: voto por rostro y voto cruzado.

Para marcar esos rostros, debemos conocer al candidato y considerar por qué merece nuestro voto. De los que se quieren reelegir, averiguar qué desempeño han tenido en la Asamblea, aquellos que el columnista Dr. Chang Peña calificó de "dinosaurios comelones de presupuesto". La Lic. Sandra Barraza ha mencionado los principales temas que han ocupado el tiempo de los diputados: permisos para aceptar condecoraciones, autorización de naturalizaciones, exoneración de pago de impuestos, declaración de semanas y días especiales, permisos para ejercer cargos de cónsul honorario, declaraciones de personalidades distinguidas, prórrogas de decretos de ley, declaración de días nacionales y puentes de feriados. De muy poca importancia, mientras permanecen engavetadas leyes vitales para el quehacer nacional. ¿Y todavía pretenden reengancharse?

Situaciones inaceptables como el cinismo de Sigfrido Reyes asegurando que con sus ahorros, ha amasado una considerable fortuna. Medardo González asistió únicamente a seis plenarias en el año. Santiago Flores, del FMLN, justificó que en la Autoridad Marítima Portuaria, hayan despedido a un capitán de navío de la Fuerza Naval, con 30 años de experiencia, para colocar a su hijo, sin ser evaluado, y sin dominio del inglés. Defendió el nombramiento de su retoño y su preparación, aduciendo el derecho que todos tenemos al trabajo, y aunque empezó a estudiar medicina, es licenciado en Ciencias de la Educación para la Salud, aunque no sea idóneo para manejar el recibo y despacho de buques mercantes.

Pero el voto para renovar la Asamblea con caras nuevas, es rechazado por el FMLN, que para tener un control total del Estado, ordena a sus afiliados votar por bandera, como borregos, que no piensen, ni critiquen, ni analicen sus malas políticas. Condenan el voto por rostro, alegando que la gente nunca conoce los compromisos de sus candidatos, mientras exigen obediencia ciega y sumisión, para que la cúpula siga proponiendo a los mismos.

Para elegir las caras nuevas habrá que conocer su formación académica, su desempeño profesional, su entorno familiar, sus valores éticos y morales. Profesionales que tengan disposición de servir, que entiendan las leyes que van a aprobar, conozcan la Constitución, puedan analizar el presupuesto, sin aprobarlo si está desfinanciado y hasta tengan la valentía de proponer disminuir el número inmenso de 84 diputados.

Son sombrías las propuestas de los que aspiran al PARLACEN: PDC "Rescatar el Río Lempa". PCN "Dar becas". ARENA "Beneficios para la mujer", más adecuadas para candidaturas municipales, cuando la mejor propuesta sería suprimir el PARLACEN, oneroso e inútil, cómodo refugio para expresidentes y exdiputados, para gozar de un excelente fondo de jubilación, que no merecen. Propiciar la unión aduanera, el libre tránsito de personas, un DUI centroamericano serían medidas beneficiosas para lograr la tan ansiada unión de Centroamérica.

Hasta el momento, la campaña de divulgación del TSE explicando la nueva modalidad del voto ha sido débil y poco convincente. Para remediarlo, los partidos políticos podrían publicar en los periódicos, las papeletas con las caras de los diputados, para que los ciudadanos puedan elegir los rostros que marcarán porque merecen su confianza. Para las personas con poca instrucción, será difícil enfrentarse a una papeleta con caras desconocidas, lo que podría resultar en votos nulos. ¿O será parte de una estrategia perversa?

*Columnista de El Diario de Hoy.