Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

#VotaPor Diputados Nuevos

Siempre en la vida llega un momento cuando es necesario renovarse. Es famosa incluso la historia de las águilas que enfrentan un dilema difícil: o morir o renovarse. A los 40 años el águila ya tiene plumas muy gruesas, volviendo su vuelo pesado y envejecido. Sus garras ya no tienen filo, se doblan o se quiebran, tampoco consiguen capturar a las presas. Su pico largo ahora se curva más volviéndolo inútil. Ya no puede alimentarse. Ha querido hacerlo como antes, pero las cosas ya no son como antes.

El águila, hambrienta, vuela a lo más alto de las rocas. Sabe que puede vivir más, pero debe renovarse. Su cuerpo envejecido le pide morir. Si se abandona, morirá. Pero las águilas no nacieron para dejarse llevar por la inercia. El águila está determinada a renovarse. Golpea su pico contra la roca para desprendérselo. Por supuesto que a costa de mucho dolor. En varios meses un nuevo pico nacerá y entonces arrancará una a una sus garras y sus plumas. Con pico nuevo, garras nuevas, plumas nuevas, pero con el mismo corazón, alzará nuevamente el vuelo. Ha comprado 30 años más de vida. No importa lo doloroso que haya sido. Debió hacerse.

Así desde que inició este proceso eleccionario, ARENA entró en un proceso de renovación y apertura democrática. Quizá reconociendo el clamor ciudadano y de sus propias bases que exigían democracia interna, que exigían cambio de procedimientos, que exigían mayor transparencia y libertad. Terminó con un proceso que permitió las primeras elecciones internas en ARENA con voto secreto. Muchos que nunca habíamos participado en política entramos a engrosar las filas del partido con la ilusión de contribuir al engrandecimiento del país.

ARENA quizá en la intimidad reconoció que le había llegado la hora de la renovación como a las águilas. Necesitaba pico nuevo, garras nuevas, plumas nuevas. Siendo fieles a sus principios y valores, con el mismo corazón, ARENA está en proceso de adquirir muchos más años de liderazgo político por su decisión de no morir. O morir o renovarse. Difícil y doloroso dilema. Por supuesto que no es y no ha sido fácil. El dolor de cada golpe para arrancarse el pico era seguido por la duda y la reconsideración. Los que pedíamos valentía y coraje no siempre fuimos acompañados.

Sin embargo, el proceso ha continuado y se ha fortalecido. Ahora la decisión queda en manos de los ciudadanos. Ustedes tienen el poder de decidir quiénes podemos servir mejor en la Asamblea Legislativa. A diferencia de partidos como el FMLN que sigue apostando en general por viejos camaradas probados del partido, ARENA ha incorporado entre sus 84 candidatos a diputados propietarios a personas profesionales que por primera vez entran a la política.

El día de la elección debes buscar en la papeleta a aquellas personas que pueden hacer mejor su papel de servidores públicos. Debes identificarlos en medio de aquellos a los que no quieres, de aquellos que han hecho mal su trabajo o que no representan los valores que esperamos para los servidores del pueblo. Diputados que no han logrado vencer la enfermedad del alcoholismo. Diputados o candidatos que tienen historial delictivo por haber sido capturados por violencia doméstica, por disparar contra la autoridad, por pertenecer a bandas de roba carros. Diputados o funcionarios que han aprovechado su cargo para su beneficio. Aquellos que no viven para servir.

El poder de la renovación está en tus manos. ¡Ciudadano, confía en tu corazón! Busca con la ayuda del Altísimo a quiénes elegir en estas elecciones. No vayas simplemente a votar. Piensa. Selecciona. Elige. El país enfrenta una situación crítica y necesita de sus mejores hombres y mujeres. Muchos movimientos ciudadanos están motivando a tener sabiduría al votar. Cuando votes, si ya no sirve, cámbialo. Necesitamos más y mejores funcionarios públicos. #VotaPorDiputadosNuevos.

*Colaborador de El Diario de Hoy.