Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

La viudita casquivana

Cada semana aparecen más viudas de los ahora difuntos altos precios del petróleo. Primero apareció Venezuela, cuya economía ya colapsó. Después vino Rusia, que está a punto de colapsar también, con mayores consecuencias. Y ahora aparece la más abatida, la más indigente, la más sorprendente de todas porque es viuda de los altos precios sin haber sido nunca una gran productora de petróleo. Cuba es viuda porque el país que la mantenía dándole petróleo, Venezuela, está quebrado.

Cada una de estas viudas, pobres vergonzantes, en un tiempo soberbias por sentir que serían ricas para siempre, prepotentes con vecinos y rivales, ha tenido que pasar por aros muy pequeños que han humillado sus pretensiones de grandeza. Venezuela ha tenido que dejar de comprar voluntades en toda la América Latina y dejar de hablar del fallido Socialismo del Siglo XXI. Rusia, en otra liga, ha tenido que dejar de conspirar para apoderarse de países vecinos. Pero ninguna de estas viudas ha tenido que tragarse una humillación tan grande como la que se está tragando Cuba: acercarse humildemente al país que ella ha llamado y llama El Imperio, y que había jurado combatir hasta la muerte… acercarse humildemente a ese país para pedirle que la deje entrar a formar parte de…bueno, el Imperio-ofreciendo abrirse a inversiones norteamericanas, pidiendo que la dejen vender cosas en Estados Unidos y que éste permita que le manden más remesas… rogando que le quiten el embargo.

Esta no es la primera vez que le ha pasado a Cuba. Es viuda reincidente y casquivana porque no puede mantenerse sola. Los hermanos Castro y los comunistas destruyeron su economía poco después de que tomaron el poder. Por muchos años Cuba vivió indecorosamente de los fondos que le pasaba la Unión Soviética vendiéndole petróleo a precios subsidiados, petróleo que Cuba, a su vez, vendía en el mercado internacional. Pero a principios de los Noventa, la Unión Soviética murió y dejó de pasarle el dinerito. A los años, después de haberse apretado el cincho hasta los huesos, Cuba consiguió que la mantuviera la Venezuela del Socialismo del Siglo XXI. ¡Y ahora se muere ésta y vuelve a quedar desamparada!

El problema ahora es cómo los comunistas cubanos les dirán a sus servidores en otros países, a todos los que se refieren a ellos como "mi comandante" y que corren a La Habana para recibir instrucciones y hacer genuflexiones, a los que quemaron banderas de Estados Unidos por órdenes de los cubanos mismos.

¿Cómo pasar por la humillación de decirles que han tenido que agacharse ante Estados Unidos y pedir que les quiten el embargo porque necesitan dólares ---esa moneda para ellos diabólica--- porque sus monedas nadie las quiere como pago para las importaciones y para el pago de las deudas? ¿Cómo decirles que necesitan de los capitalistas y del capitalismo, del sistema que ellos predijeron por más de cincuenta años que caería, y que en vez de caer, ha visto colapsar a la Unión Soviética y a todos los regímenes comunistas menos a Cuba y Corea del Norte, dos países atrasados y esclavizados? ¿Cómo explicar que todo lo que dijeron que representaba el futuro y el progreso ahora está muerto, el comunismo, la Unión Soviética, el Socialismo del Siglo XXI, la Venezuela de Chávez y Maduro?

Los comunistas cubanos son parásitos del resto de la sociedad cubana y convirtieron a Cuba en un parásito de la Unión Soviética y luego de Venezuela. Ahora buscan arrimarse a Estados Unidos. Pero Estados Unidos no los va a mantener porque Cuba no puede ofrecerle nada. Para salir adelante, la viudita va a tener que hacer algo que nunca le gustó hacer al partido comunista ni a ningún parásito: producir algo. Para lograrlo, va a tener que reformar su sistema, adoptando el capitalismo. Este acercamiento es parte de eso. Van a tratar de hacerlo disimuladamente, por pudor y por tratar de mantener hipnotizados a los que les creyeron todo lo que les decían. Así comenzaron las "reformas" en la Unión Soviética. Poco tiempo después, el sistema comunista entero se derrumbó. Así va a suceder en Cuba. Los comunistas de aquí mejor que se preparen.

*Máster en Economía,

Northwestern University.

Columnista de El Diario de Hoy.