Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Ya viene el lobo

Muchas veces pensé en la famosa fábula de Esopo del pastor y el lobo al escuchar al ex presidente Antonio Saca hablar sobre el tema de su candidatura. Ya viene, ya viene… ¡pues ya vino! Finalmente esta semana el ex presidente Saca llevó a cabo su evento de lanzamiento como candidato sin partido a la Presidencia de la República. Desde hace mucho se sabe de su interés por participar y ciertamente los partidos políticos mayoritarios se la han puesto fácil al haber elegido a candidatos de la vieja guardia de sus partidos. Con 66 y 68 años, ambos candidatos ya pasaron de la edad de jubilación.

No ha faltado en el debate político los temas de la posible inconstitucionalidad de esta candidatura. Y los ataques han venido de ambos sectores del espectro político. Fabio Castillo, ex coordinador del FMLN, puso en el tapete del debate el tema de la concesión parcial del espectro radial, al igual que el ex presidente Armando Calderón Sol lo hizo con el artículo 152 sobre la correcta interpretación de cuál es el "período inmediato anterior" del candidato.

Ya sea que el Tribunal Supremo Electoral acepte o rechace su inscripción como candidato, el caso terminará por unos u otros en manos de la Sala de lo Constitucional. Amigos abogados y analistas políticos me han dicho tanto que el espíritu de la ley no es consideración cuando su texto es claro, como que la Sala tiene facultades amplias para declarar su constitucionalidad, al igual que lo hizo en el caso de las candidaturas independientes, cuando resolvieron al margen del artículo 85, donde dice que los partidos políticos son "el único instrumento para el ejercicio de la representación del pueblo dentro del Gobierno".

Creo más relevante exigir conocer la verdad del ex presidente Saca. Se le ha acusado públicamente de haber saqueado las arcas del Estado, de haber corrompido el proceso político dentro de su anterior partido ARENA y haber promovido el cisma dentro de los diputados de este partido que llevó a la constitución de GANA. Sería interesante que el mismo optara por limpiar su nombre y que permitiera que un grupo de notables investigara su patrimonio con amplias facultades. También sería necesario conocer más a fondo la decisión del COENA de expulsarlo de dicho partido. Ambas cuestiones se convierten en importante lastre para un proyecto tan ambicioso. Esto por lo que, a mi juicio, le toca a él.

A los otros dos partidos políticos en contienda les toca, en cambio, revisar con un poco de mayor profundidad sus planteamientos y sus estrategias. El FMLN optó por un cuadro probado del partido y fortaleció la fórmula presidencial con Oscar Ortiz, alcalde de Santa Tecla, de manera que se unificara la militancia y se tuviera mejor aceptación en ciudadanos mal llamados "indecisos".

ARENA también eligió a un cuadro probado del partido, con un proceso más rápido que hace unos años, pero no por ello exento de haber abierto siempre heridas entre la militancia. Decide además complementar la fórmula con René Portillo Cuadra, uno de los líderes del movimiento Aliados por la Democracia, en su búsqueda por apelar a los sectores que han acuerpado los nuevos movimientos políticos potenciados por las redes sociales. El tema de la unidad a su interior sigue estando abierto.

El ex presidente Saca es un contendiente formidable, porque es un excelente comunicador, es habilidoso para establecer vínculos con las personas, ya tiene la experiencia de haber sido presidente, tiene definitivamente el hígado separado del cerebro y desde el inicio está planteando un proyecto político que puede entusiasmar. Es cierto que en las redes sociales ya ridiculizan algunas de sus promesas, pero el ex presidente no es alguien que puede ignorarse. ¡ARENA y FMLN, es momento de poner sus barbas en remojo!

*Columnista de El Diario de Hoy.