Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

"Sí a la Vida" participa en la Cumbre de Panamá

Julia Regina Sol de Cardenal y Alexandra Sol de Skinner-Klée, presidentas de "Sí a la Vida" de El Salvador y Guatemala, respectivamente, han estado como participantes en la VII Cumbre de Jefes de Estado de las Américas en Panamá, defendiendo los verdaderos valores y derechos humanos, como los de tener un padre y una madre; proteger la inocencia de los niños; defender el derecho de los padres como primeros insustituibles educadores de sus hijos, así como defender la libertad religiosa.

El martes, 7 de abril, las noticias en los medios panameños publicaron:

"Julia Regina Sol, de la Asociación de la Familia Importa, llamó a desenmascarar y alertar a líderes políticos, actores sociales, medios de comunicación y redes sociales, sobre la dictadura internacional antivida y antifamilia.

"Al participar en los trabajos del Encuentro Internacional La Familia en América Latina, Estabilidad Económica y Retos Demográficos, la dirigente social salvadoreña observó cómo afecta a la familia y al desarrollo del país, el estado disfuncional de las familias. El costo no solo es social, sino también político y económico", dijo.

"Durante la presentación de su ponencia, insistió en defender los verdaderos derechos y dignidad de la mujer, y el matrimonio natural.

"Dijo que los gobiernos en todos sus niveles, deben velar por el buen estado de la población y porque el matrimonio sea promovido y protegido ya que es un bien de la sociedad.

"Antes de concluir su participación, que estará incluida junto con la de todos los conferencistas de la Declaración de Panamá, que se entregará a los Jefes de Estado y de Gobierno participantes de la VII Cumbre de las Américas en esta capital, subrayó la necesidad de solucionar problemas sociales morales y económicos, a partir del cuidado, protección y fortalecimiento de la familia".

Laudable el actuar de Julia Regina y Alexandra y sus asociados participantes en esa Cumbre, y merecedores de fuerte apoyo de todos los salvadoreños y guatemaltecos empeñados en erradicar todos los males que están destruyendo nuestras naciones con el tenaz ataque hacia las bases que sostienen toda sociedad: familia, valores morales y respeto a los derechos humanos, amenazados exactamente allí, en esa VII Cumbre de las Américas. Declaraciones del nuevo secretario de la OEA, Luis Almagro, lo confirman. Almagro, que surge más funesto que el anterior secretario, Insulza --a quien Chávez despectivamente lo llamaba "Insulso", cuando no acataba sus dictatoriales órdenes-- prometió promover la despenalización del aborto, y los matrimonios gay en Latinoamérica.

Respaldo comentarios de Mario Vargas Llosa cuando llama a OEA inútil, cascarón vació que no sirve para nada, por no tomar postura definida sobre la crisis venezolana. Por eso, dijo, los gobiernos tienen actitud timorata y cobarde frente a Nicolás Maduro, de quien aseguró: "No temblarle la mano a la hora de hacer correr la sangre de sus compatriotas".

Atrozmente, algunos diputados comunistas aquí, "con bombo y platillo" apoyan todas las salvajadas de Maduro.

Tengo fe en que nuestro canciller Hugo Martínez --a quien conozco bien como persona altamente correcta, íntegra, y civilizada, quien no avala esa posición pro/muerte--, defienda la vida de nuestros niños no nacidos (o nacidos ya: --los 17--) de ser asesinados.

Respaldemos el esfuerzo de "Sí a la Vida" en Panamá y su batalla aquí por la defensa de nuestros valores morales, yendo a la Asamblea el jueves 16 de abril a demandar la ratificación de la defensa de matrimonio y familia.

* Columnista de El Diario de Hoy.