Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

El verdadero "jalón"

Mauricio Funes dijo una falsedad sobre mí el pasado sábado en su programa radial: que yo le había dado "jalón" (es decir que yo llevé en mi vehículo) al candidato de ARENA, Norman Quijano, a una reunión de personeros de los medios de comunicación. Roberto Lorenzana reiteró esta misma falsedad en una intervención el siguiente lunes.

No acostumbro responder falsedades pero debo hacerlo en esta oportunidad porque esta salió de boca del Presidente de la República y del secretario de comunicaciones del FMLN.

Efectivamente, hubo una reunión con Norman Quijano que él solicitó a la Asociación de Medios, de la cual El Diario de Hoy se honra en ser parte desde que se formó. Dicha reunión fue solicitada de manera formal por su presidente y fuimos convocados todos los miembros del gremio. Les recuerdo tanto a Funes como a Lorenzana que en El Salvador aún hay libertad de asociación, protegida por la Constitución de la República. Y les aclaro que no le di "jalón" a nadie.

Una segunda falsedad que dijeron ambos es que fue una reunión para dictarnos "línea". Es perfectamente legítimo que un candidato busque hablar con diferentes gremios, incluido el de los medios de comunicación, y es importante que se reúnan para escucharlos, al igual que los editores y periodistas, como escucharíamos a la fórmula del FMLN si pidieran similar encuentro. Pero al menos en El Diario de Hoy, que es por quien puedo hablar, no aceptamos "línea" de nadie.

Que los mandatarios, los candidatos y los medios de comunicación se reúnan es la cosa más normal del mundo, así como que se les brinde entrevistas. Lo que no es normal es que un candidato rehuse reunirse con un medio de comunicación primario como fue la decisión inamovible de Mauricio Funes desde que fue candidato. Traigo a colación para conocimiento de todos la negativa a darnos entrevista en el contexto de la desgarradora masacre de las personas que fueron quemadas vivas en el microbús en Mejicanos. Tomé el teléfono y le llamé para tal fin y casi cuatro años después aún estamos esperando que se nos dé una respuesta.

La acusación que ambos me han hecho, en el fondo, no es a mí. Lo que busca es tildar de ilegal o inmoral el que los medios nos reunamos con candidatos de la oposición política, una especie de insinuación que constituye un acto de "sedición" hacerlo, similar a la acusación que le hace el gobierno de Maduro a Leopoldo López.

El impedir, de cualquier forma, aunque sea con la descalificación, que un medio "desagradable" se reúna con miembros de la oposición política es contrario a lo que ha dicho tanto Mauricio Funes como Salvador Sánchez Cerén, al reiterar su compromiso con la libertad de expresión, lo cual lo convertiría en una expresión del "diente al labio".

Nos toca a organizaciones mediáticas como la nuestra, que alcanzamos a más de millón y medio de personas diariamente, entre nuestros medios impresos y digitales, trasladar a nuestros lectores y audiencias los planteamientos de los mandatarios, y entre otros, de los candidatos. Escucharlos a todos, manteniendo nuestros principios morales, democráticos y cívicos es nuestra responsabilidad.

Más que las falsedades sobre mí, que al final tienen flaca importancia, los comentarios del Presidente de la República y del secretario de comunicaciones del FMLN revelan vestigios de corte autoritario de parte del mandatario saliente, autodenominado como "moderado".

Lejos de haberle dado un "jalón" al candidato de ARENA, lo que con este espacio de opinión intento advertir es "el jalón" que se le pretende dar a las piernas de las libertades esenciales ciudadanas.

*Director Ejecutivo de El Diario de Hoy