Lee la versión Epaper
Suscríbase
Lee la versión Epaper

Venezuela sigue ardiendo

A lo que dicen los periódicos de todo el mundo y la petición del Papa y la ONU "que cese la violencia en Venezuela", súmele lo que dicen cientos de miles de estudiantes, profesionales, campesinos, obreros y mujeres venezolanas, que incluso arriesgando la vida salen a protestar.

El pasado gobierno socialista en España, que recibió las cuentas del Estado con superávit de setenta mil millones de euros, en ocho años dejó una deuda de setecientos mil millones y recordando quienes lo cambiaron, fueron los movimientos estudiantiles de los "indignados". Y también hubo en Madrid intervención policial, que por el grado de madurez democrática de España, no llegaron a la violencia como vemos hoy en Venezuela. Otra cosa, en las alcaldías de las principales ciudades ecuatorianas no ganaron los seguidores del socialismo, el presidente ha pedido la renuncia a todos sus ministros y está preparando los cambios para ser nuevamente reelecto. Parecido a Nicaragua.

No dudo que los lectores de esta columna, si la vienen leyendo desde hace tiempo, coincidimos en la línea de pensamiento y por lo tanto están informados de lo que pasa en Venezuela y tienen pensamiento democrático. La idea de insistir este domingo que "Venezuela sigue ardiendo", es que reflexionemos muy bien el próximo domingo hacia dónde queremos llevar al país y le expliquemos a la gente que vemos razonablemente dudosa sobre las posibles consecuencias de un cambio en la dirección hacia sistemas que poco a poco van ajustando la democracia a sus intereses y eliminándola, que ya fracasaron en Europa y empiezan a fracasar en Venezuela y Ecuador.

Me impresionó la entrevista del diputado venezolano Abelardo Días y los politólogos Nelson Villavicencio y Lawrence Castro, sobre lo que pasa en su país en relación al desabastecimiento, la delincuencia, la inflación y el mercado negro de dólares y fueron claros en advertir, que pronto dejará de salir dinero de Venezuela a otros países, porque sencillamente los mismos venezolanos no tienen para las tortillas. Todo indeciso debiera interesarse por escuchar estas entrevistas antes de votar y sumarle además lo que dicen los periódicos internacionales en Internet, incluso los de opinión en favor de la izquierda.

Y el próximo domingo vote y anime a otros a votar. La diferencia hace cinco años fue mínima, posiblemente porque muchos no fueron a votar. ¡Que no pase lo mismo el 9 de marzo!

*Ingeniero.

Columnista de El Diario de Hoy.

www.pedroroque.net